LE SOMNAMBULE, EN LA RUTA DEL VINO DE QUEBEC

Posted by

Debería decir “las rutas”, “de los vinos y sidras” de distintas regiones de Québec, que siembran aromas, colores, sabores y hospitalidad con generosa profusión en una geografía de abundancia y diversidad. Pero había que elegir una y pusimos rumbo a la Ruta de Bellechasse, para visitar Le Somnambule.
La salida de la ciudad de Quebec por una de las autopistas y luego por las rutas provinciales, es fluida y rápida. No hay cartelería con publicidad en ningún tramo del recorrido. No hay peajes. Hay muy buena señalización, de las rutas en verde y de los sitios turísticos en marrón. La administración provincial se reconoce por la flor de lis y la nacional, por la hoja de arce. Sencillo, muy acorde y amigable con el conductor.
Las comparaciones son inevitables cuando uno recorre por aquí y por allá en busca de un tema, en este caso el enoturismo, pero en Le Somnambule -situada en St.-Henri-de-Lévis- a diferencia de los dos lugares anteriores (La Halte des Pelerins y Domaine Pinnacle) el experto que nos recibió nos transmitió entusiasmo por el producto más que recitar un speech. Se trataba de un estudiante de enología francés que estaba haciendo una pasantía.
No tuvimos el placer de conocer a los dueños, Eve y Émile, pero estuvieron muy bien representados.
Le Somnambule tuvo otros dueños: antes era la Casa Breton. Con Eve y Émile, adoptó el nuevo nombre, que evoca un mundo creativo, imaginativo y festivo.
El establecimiento cuenta con plantación de manzanos y de arándanos y brinda la posibilidad de participar de las cosechas. Las etiquetas son obras de artistas plásticos de la zona, todas muy bellas; para saber sobre ellos, recomiendo ver el sitio web http://lesomnambule.com/art .
La degustación es casi invitación de la casa: U$S. 5 Can por cinco productos: Leger, Céleste, Blanc de pommmes, Rouge y Bleu . Sidra, vino y oporto de arándanos sorprenden y seducen la nariz y las papilas. La boutique tienta no sólo con las bebidas sino con otros souvenirs como las remeras o los dulces y envasados regionales. Se puede pasear libremente por los manzanares y para visitas guiadas, hay que reservar con anticipación.

Deja un comentario