ASPECTOS DE LA INNOVACION EN LA GESTION DEL TURISMO EN ARGENTINA

Posted by

HABLEMOS DE PARADIGMAS
En los 90 fue la calidad, en el nuevo milenio la sostenibilidad, mientras en un continuo la tecnología brindaba más y más posibilidades de desarrollo del negocio turístico.
La necesidad de la innovación surge como una respuesta al desafío que presenta una demanda hipersegmentada, que autoplanifica su viaje, que valora y comunica en tiempo real al servicio, que exige información veraz, experiencias auténticas y destinos de calidad, memorables y sostenibles.
Ese compendio que constituye el nuevo paradigma del turismo del siglo XXI exige innovación en aras de la competitividad y para resolver los nuevos y los viejos problemas con ideas y métodos diferentes.
Requiere un cambio cultural y una manera distinta para abordar la realidad, tanto en empresas como en los centros de formación. No está necesariamente atada al desarrollo de tecnología, aunque ésta es una protagonista que puede brindar innumerables herramientas.
Además de pensar nuevas ideas, innovar es llevar a cabo aquellas que por décadas no hemos visto concretar. Esas viejas ideas que se remontan al nacimiento de nuestras repúblicas, pero que venimos eludiendo porque nos hemos acostumbrado a hacer las cosas de una determinada forma, conforme las imposiciones de las corporaciones y grupos dominantes
Un ejemplo que hace a la selección de los mejores y los más capacitados e idóneos para ejercer cargos públicos, y en turismo es más evidente, quizás por la apariencia sencilla y hasta frívola de un sector tan complejo. La CN establece que el único requisito es la idoneidad, pero nada hacemos para asegurar la igualdad de oportunidades mediante unos protocolos o procedimientos específicos para que –al menos- a las posiciones técnicas accedan los más idóneos. En la Argentina, el acceso al cargo público, salvo pocas excepciones, es mediante amistad, parentesco o cercanía al poder. Una vez en el cargo, él funcionario comienza una capacitación que nos cuesta recursos y tiempo a los ciudadanos, y a veces cuando el director, o subsecretario, o coordinador, empezó a entender, ya debe abandonar su puesto porque decidieron poner a otro en su lugar.

VIEJOS PROBLEMAS, RESISTENCIA AL CAMBIO.
Para traer un ejemplo donde se mezcla lo público y lo privado: en el año 2005 se “renovó” la Ley Nacional de Turismo, dando origen a la 25997, que declaró al sector privado como socio estratégico del Estado. Pero en materia de regulación de la actividad de las agencias de viajes, seguimos con una ley de 1970 que ha quedado muy atrasada con relación a los cambios del mercado, aunque conservando la exclusividad de la actividad de la intermediación para las agencias de viajes. Es un ejemplo de falta de innovación en una actividad cambiante y dinámica, donde los profesionales están planteando si no habría que repensar la figura del agente de viajes cuya imagen se ha visto golpeada una y otra vez por aventureros y estafadores que han perjudicado al resto de las empresas. Las pymes agencias de viajes enfrentan una batalla solitaria contra el intrusismo y la informalidad sin hallar respuesta en el organismo regulador que, sin innovar al respecto, hace décadas que ofrece la excusa de “tenemos 7 inspectores para todo el país”. Si ahí no hay necesidad de innovar, díganme dónde.
La ciudad de Buenos Aires acaba de prohibir Uber porque en la vereda de enfrente está el gremio de los taxistas que no duda en acudir a las vías de hecho y hacer demostración de fuerza, cortando la 9 de Julio e imponiendo el caos en el centro porteño. Sin embargo, la vara es diferente en lo que hace a la actividad de las agencias de viajes irregulares o no registradas, a los guías que dicen trabajar “a la gorra” en desmedro de la calidad de la experiencia en destino, cuando hay una fuerza capacitada y competente de guías profesionales y registrados.
La falta de innovación se manifiesta también en el problema –a esta altura los es, para destinos, gobiernos locales y gobierno nacional- del turismo estudiantil, regulado desde el Estado Nacional, donde se insiste con una normativa que permite a coordinadores de 21 años sin formación específica, conducir grupos de jóvenes egresados lejos de sus padres, con el saldo de recurrentes denuncias de irregularidades y abusos. Innovación sería intentar una solución creativa a un viejo problema; como venimos sosteniendo desde el Foro, el profesionalismo sería una forma de innovar en una cuestión en la que las soluciones están a la vista, pero seguimos intentando con las fórmulas de siempre, ignorando a guías graduados con gran experiencia en conducción de grupos y conducta intachable comprobable.

PRIMERO LO PRIMERO
En el Ranking Global de Innovación, de la World Intellectual Property Organization 2018, nuestro país está número 80, mientras que Chile, que ocupa el puesto 37 seguido por Costa Rica y México, lidera la región de Latinoamérica y el Caribe.
El mal desempeño de Argentina según este riguroso informe, proviene de la inercia de los subsidios extendidos, los controles de precios, los tributos distorsivos, las trabas al comercio exterior, la poca efectividad de las regulaciones antimonopólicas, las dificultades para comenzar un negocio. En el desempeño de las instituciones, el posicionamiento es malo en todos los aspectos. También en la vulnerabilidad de los derechos de propiedad, el favoritismo en las decisiones de gobierno, la ineficiencia del sector público, la ineficiencia del marco legal, la corrupción, la poca independencia del poder judicial y la tendencia al comportamiento poco ético en el sector privado. En el mercado laboral, destacan la rigidez en la determinación de los salarios, la baja cooperación entre empleados y empresarios, las dificultades para contratar y despedir personal y la baja relación entre salarios y productividad. Ninguna de estas dificultades es ajena al turismo.
Algunos de los mencionados, son viejos problemas que podrían ser resueltos con herramientas que no por clásicas, son ineficientes; es más, en muchos casos no implican costo económico. Es cuestión de ponerlas en práctica con consenso y decisión política. La innovación debe contribuir a mejorar la calidad de la democracia, de las instituciones y por ende la sostenibilidad de los destinos. Sin duda ello hará que mejorar la sostenibilidad en el turismo, atender a una demanda hipersegmentada con experiencias memorables, posicionar al país en el exterior como un gran destino, con reglas claras para todas las partes involucradas, sea casi una consecuencia de lo anterior.

Adriana Romero
http://www.wipo.int/export/sites/www/pressroom/en/documents/gii_2018_infographics.pdf
https://revistaalumni.iae.edu.ar/reflexiones-sobre-la-competitividad-en-la-argentina/

Deja un comentario