Centro Cultural Recoleta renovado: más allá de una fachada

Posted by

De manera coloquial, el artista plástico Daniel Gonz nos brinda una mirada sobre la colección del Centro Cultural Recoleta, más allá de la intervención de su fachada.

Estuve paseando nuevamente por “el Recoleta”. Digo paseando, literalmente, y creo es el objetivo general que se buscó para el público en lo referente a lo visual.
Para aclarar esto y que no se tome a mal, les quiero comentar la sensación que me generó la oferta cultural en materia de artes visuales del centro.
El Centro Cultural Recoleta comenzó el año 2019 renovado, luego de más de un año de reformas, y reabrió sus puertas buscando impactar. Uno de los cambios mas comentados, por su obviedad, es la intervención de la fachada del siglo XVIII por Yaia, un diseñador e ilustrador rosarino. Este representó la diversidad en el amor con tres parejas buscando el beso. Mas allá de la calidad del mural, que es buena, lo cierto es que surgieron muchas voces críticas a esta propuesta. Incluso Jacques Bedel, uno de los arquitectos que trabajo junto a Clorindo Testa en la “creación” de este espacio cultural, salió muy duramente a criticar la intervención de la fachada.
Bueno, todo esto es sabido. Hubo críticas, pero también hubo muchos apoyos.

Aunque aquí comienza lo mas interesante: la critica fundamental es a partir de la intervención de una fachada histórica con un lenguaje nuevo, no a partir de su contenido, ni de su mensaje. Además todas las criticas se enfocaron en la fachada, y casi no oí una sola sobre todo lo demás que se esta exhibiendo en el Centro. Parece que nadie entró…? Quizás se asustaron ya con la fachada. Otro punto es que, realmente, el noventa por ciento de la gente recién descubre la fachada ahora. Nadie se acercaba a admirar el frente del Centro, a mi no me engañan… Como se ve, hay mucha indiferencia y queja, todo junto, referido a lo cultural.

Plnteado y no resuelto el asunto de la fachada, de si está bien o mal, pasamos al interior del Centro y nos encontramos con la muestra principal: Viral, Mural. Entonces cobra un poco mas de sentido la intervención de la fachada, siendo realmente la primera obra de la muestra que observamos, aun sin entrar al Centro.

Ya en las tres salas donde se realiza la muestra, la calidad es muy despareja, y el sentido general parece no muy claro. La idea base, parece, fue asociar la pintura mural popular a la nueva forma de expresarse, a traves de muros virtuales, como los de facebook. No es muy claro. Pero el folleto lo dice. Lo que pasa es que la gente “sencilla” como yo, mira la muestra y el folleto lo lee luego, cuando no entiende qué está pasando… la idea sería que se entienda y el folleto sirva para ampliar.
Como dije las obras son muy desparejas en calidad y no hay un eje temático. Son muy aleatorias en mensaje individual, cosa que hace dificil una interpretación como la que el curador soñó. Sin embargo no deja de imponerse con sus tamaños gigantes, e incluso hay un vagon de tren (o subte) intervenido, en el que la gente puede entrar y salir, recorriéndolo.
No hay mucho más para agregar respecto a esta muestra. Y es la principal.
Hay otras tres.

“El Juguete Rabioso”, son juguetes encapsulados contra la pared (no quiero pensar que lo imaginaron como un mural). No me pareció nada interesante y, nuevamente, sin el texto del folleto, es muy dificil imaginar que busca “interpelar, desafiar” a los niños…
Otra muestra es sobre comics… pasé de largo. Haré de cuenta que eso no estaba ahí…
Y una última muestra, de ilustradores, llamada “Estampar el mundo”. Con una estética muy bella y buena calidad en la presentación, esta muestra se encuentra en el espacio de co-working del Recoleta. Son trabajos de nueve ilustradores argentinos transportados a lo decorativo. Patterns que cubren los muros convirtiendose, también, en murales. Esta muestra fue mi favorita, aunque el espacio de exhibición no es cómodo si uno quiere detenerse a observar.

En resumen, es una oferta sin gran profundidad, en el que el paso cansino se va acelerando a medida que se va entendiendo el contenido. Pero creo que es la idea. El Centro busca a los jóvenes, por lo que las ofertas más importantes no son visuales, sino participativas, con música, danza. Y mas en el horario de la tarde-noche. Las artes visuales no son una prioridad en la búsqueda de esa juventud. Y se nota.

Muchas gracias por tomarte el tiempo de leer esta nota, si te gustó dejanos un “me gusta”! Si tuviste una experiencia diferente a la mía, o simplemente no estás de acuerdo por alguna razón, por favor, dejala en los comentarios. Entre todos podemos ayudarnos a entender mejor nuestra oferta cultural.

Deja un comentario