La naturaleza y el campo te esperan en La Pampa. Viajar en auto a la provincia del horizonte infinito. Toay y Naicó.

Posted by
Naicó

Desde Buenos Aires, la ruta nacional para planificar una escapada en auto a Santa Rosa, Toay, Parque Luro y otros lugares espectaculares, es la 5. Se sale por Acceso Oeste, con peajes de por medio, estando atentos a la bajada para Lujan. Por supuesto no vamos a salir en hora pico. Lo mejor es salir temprano para llegar de día a Santa Rosa, la capital de la provincia que ofrece muchas opciones de alojamiento. Allí hacemos base y podemos elegir una cantidad de lugares para pasar el día.

Obras en la ruta en Lujan

Además del peaje de Acceso Oeste, están los peajes sobre la RN5, que son tres y cobran entre 45 y 75 pesos.  A partir de Luján hay food-trucks al costado de la ruta con ofertas de miel, longaniza, salame quintero, sandwiches caseros y otros tentaciones. Por ejemplo el carrito de Los Vica, bien surtido y con espacio para estacionar y estirar las piernas.

Los Vica

Hasta Chivilcoy la ruta es espectacular porque se ha completado la autovía y es un placer transitarla: olvídense de tener que pasar por el puente viejo de Luján, que de tan angosto era peligroso.  Ojalá todo el trayecto fuera una autovía:  el viaje llevaría menos tiempo y sería más seguro. Pero una vez que se transforma en solamente dos carriles, hay que ir con cuidado porque hay bastante tránsito de camiones, hasta 9 de Julio. Los que viajamos a menudo siempre decimos que es como la mitad del trayecto aunque no es exactamente así, porque debería estar en el kilómetro 300 y está en el 262. Es una buena ocasión para parar, tomar un café en la estación de servicio Los Pinos, cargar combustible y… curiosear en el negocio de al lado, donde venden quesos, conservas y productos regionales. Luego, seguir viaje !

Obras de ensanche RN5

Desde 9 de Julio, el tránsito de camiones decrece. Esto no siempre fue así: cuando funcionaban los trenes de carga, la ruta estaba menos congestionada. Pero hace tiempo, alguien dijo «ramal que para ramal que cierra» y los argentinos nos resignamos a la destrucción de nuestros trenes de pasajeros y muchos -casi todos- los ramales de carga. Una pérdida irreparable que despobló aún más nuestro interior.

Camiones en ruta de solo dos carriles. RN5

La ruta se hace muy agradable, con el paso por el anchísimo río Salado, entre las localidades de Alberti y Mechita, todavía en la provincia de Buenos Aires. Es un típico río de llanura, a la vera del cual se puede ver algunos pescadores, que nace al sur de la provincia de Santa Fe y desemboca en la Bahía de Sanborombon.

Peaje

En Trenque Lauquen se pasa por el último peaje de la concesión, el más caro ($75.-). El siguiente hito es la Policía Caminera de la Provincia de La Pampa. Al entrar a la provincia no hay un portal que de la bienvenida, sino un mapa bastante antiguo, a la derecha de la ruta, en el destacamento policial, y luego un cartel de los que se instalaron cuando la Lic. Valeria Pelliza estaba a cargo del tema en el Ministerio de Turismo de la Nación, bastante inútil porque indica algo que uno ya sabe: que llegó a la provincia de La Pampa. No se alcanza a leer casi nada porque está desteñido y además uno no para ante estos cartelones que poca información agregan a la que uno trae acerca del destino. Pero esto es opinión. Habrá quienes sostengan que son maravillosos.

RN35 y cartel que anuncia al Parque Luro,
RN35 y cartel que anuncia al Parque Luro,

La llegada a Santa Rosa es más que tranquila, bien señalizada e iluminada. Unos pocos kilómetros antes está el Hotel la Campiña, en un parque muy bonito con el árbol emblema de la provinica, el caldén. Ya en la misma entrada a la ciudad, a mano izquierda se destaca el Casino y al lado el Hotel Mercure, único de 5 estrellas. Un hotel icónico es el Calfucurá, con la imagen del cacique a lo largo del edificio de varios pisos, frente al Centro Cívico. Hay múltiples opciones para alojarse, para todos los gustos y presupuestos. También hay camping municipal en la Laguna de Don Tomás.

Hotel Mercure de Santa Rosa

En este viaje tomamos a Santa Rosa (donde hay variedad de atractivos y actividades) como punto de partida para ir a Toay y a Naicó.  El Toay de hoy -adonde se llega por la Avenida Perón- es una ciudad que no tiene edificios de dos plantas, con anchas avenidas y donde se puede visitar la Casa Museo de la poetisa Olga Orozco, en torno a su obra. Recomendamos averiguar los horarios de visita. En el momento de esplendor de los ferrocarriles fue punta de riel y hoy los vestigios de aquella época pueden verse en la Estación de FFCC, donde hoy funciona un centro cultural, y en los galpones e instalaciones abandonadas, que dan un aire de nostalgia y son ideales para fotografiar al atarceder. Como opción de comida rápida, en pleno centro de Toay, a partir de las 19 horas, el food-truck Cheddar ofrece las mejores hamburguesas de la zona.

Otro lugar -esta vez inusual y fuera de cualquier circuito- es el pueblo fantasma de Naicó, a 45 km de Santa Rosa. Se toma la RN 35 hacia el sur. De pasadita, paren en el Autódromo: sus instalaciones son modernas y está muy bien preparado para albergar competencias de primer nivel. Quizás hasta vean alguna prueba, como nos sucedió a nosotros. Ya rumbo a Naicó, hay que ir preparados para un camino de tierra transitable pero con serruchos y mucho polvillo ! Al llegar, se van a sorprender al ver la iglesia abandonada, la estación de FFCC donde un galpón exhibe aún la leyenda «Apoye el 2do Plan Quinquenal». En el cementerio, igualmente invadido por los yuyos y en apariencia olvidado, todavía hay flores de plástico que jalonan de colores las tumbas cubiertas de musgos. Hay un hostal, con una preciosa vista de los campos circundantes.  Las versiones sobre la condición actual de «fantasma» de Naicó difieren: algunas dicen que fue letal el cierre del ramal; otras, que el lugar no tenía condiciones para la agricultura. Sin embargo, los indios usaban el lugar por las buenas condiciones del agua y los pastizales; también hay un pasado de explotación del caldenal y en las fotos satelitales se puede ver lo poquito que va quedando de aquellas extensiones de monte originario.  

El paraje es un desafío para los amantes de la fotografía. Y si tienen la suerte de haber disfrutado un día de sol y regresar rumbo a Santa Rosa a última hora de la tarde, verán el atardecer campestre más bello que recuerden. Y más aún: al llegar a la ruta 35, quizás los sorprenda la luna asomando entre los caldenes. Regresarán pasando por el Bajo Giuliani, donde se están haciendo obras para evitar inundaciones.

La luna en la RN35

GALERÍA

Deja un comentario