EDITORIAL “Los pueblos más bonitos, los mágicos, los auténticos, todos necesitan un patrimonio arquitectónico cuidado”

Posted by

Este es un llamado desesperado, urgente y profundo, para que las ciudades y pueblos de nuestro país, conserven, protejan y pongan en valor su patrimonio arquitectónico. Les propongo un ejercicio: observen los frentes de los edificios, de las casas, de los negocios. En la Ciudad de Buenos Aires y en todo nuestro interior. Algo que desentona, afea e invade el estilo de nuestros frentes, es la profusión de cartelería de todo tamaño y estilo, anárquica, como si se hubiera dado piedra libre para un concurso de quién tiene el cartel más grande. Sin importar el estilo, el contexto, la historia del lugar, el ambiente de escala humana que hace bien a la vista, nos brinda belleza y ocasión para las fotografías, la admiración de los estilos de edificación que testimonian las diferentes épocas.

Siempre escuchamos elogios hacia los pueblos de Europa, sobre cómo conservan las expresiones de su cultura, a través de mantener los frentes de las viviendas particulares y los de los edificios públicos, esos que vemos iluminados y nos regalan historia, estilo, cultura. Dicen que una ciudad más bella es una ciudad más justa, porque los espacios públicos los disfrutamos todos, sin distinción de condición social.

Esas casas de frentes altos, de las que hay tantas en todos nuestros pueblo y ciudades, con techos planos, grandes ventanales y detalles elaborados en hierro de forja, algunas con ladrillo a la vista, sufren las consecuencias de las soluciones practicas que buscan mayor aislación, para evitar el frío o la tierra. Pero en esa búsqueda, las familias no cuentan con asesoramiento, y menos con una normativa clara que se haga respetar, en la cual se busque preservar las líneas de diseño que marcan un estilo. Por lo general se les reducen las ventanas, con aberturas que no tienen relación con el estilo de la casa, afectando gravemente la vista que tienen los vecinos y visitantes de un pueblo o ciudad.

Descuidando el ambiente  y las líneas edilicias históricas de un pueblo, la comunidad se está perdiendo la oportunidad de posicionarse y distinguirse a través de su patrimonio,  de atraer visitantes, de generar eventos que buscan ese tipo de ambientes. No hace falta preservar todo un pueblo, sino su casco histórico, los frentes alrededor de su plaza principal, o una calle que ofrece esas características.

Chinchón, España

ESPAÑA: Los pueblos más bonitos

En España está el Programa “Los pueblos más bonitos de España”. Este año estuvimos en Chinchon, que ha conservado sus casitas, su plaza principal, sin afectar la vida cotidiana de sus habitantes, sino por el contrario , ofreciendo espacios y entorno para restaurantes, bares y tiendas en un lugar precioso.  

El sitio web es www.lospueblosmasbonitosdeespaña.org y los requisitos para ser parte de este grupo de pueblos son tener una población menor de 15.000 habitantes (en poblaciones mayores de 5.000 habitantes la asociación contempla solamente un casco histórico en perfectas condiciones).
Tener un patrimonio arquitectónico o natural certificado

Después de superar estos dos puntos, se realiza una auditoría del pueblo por personal de la comisión de calidad designada a tal efecto donde se valorarán los aspectos especificados en la Carta de Calidad. Ello implica superar los criterios mínimos de calidad en aspectos tan variados como la limpieza, conservación de las fachadas, circulación de vehículos o si tienen o no un lugar destinado al aparcamiento de éstos, el cuidado de flores y zonas verdes, el tratamiento de las insignias publicitarias y carteles, etc.

Quebec, Canada

Hay organizaciones similares en Rusia,  Italia,  Suiza,  Francia, Québec, Rumania, Sajonia y en Japón. Y una organización mundial : The Most Beautiful Villages of The World o en francés, Les Plus Beaux Villages de la Terre.

MEXICO: ¿Qué son los Pueblos Mágicos?

Los Pueblos Mágicos son un grupo de poblaciones a lo largo del territorio de México, consideradas como representativas de las distintas etapas culturales y arquitectónicas de la Historia de esta nación latinoamericana, tales como las antiguas naciones indígenas, el pasado colonial, la época revolucionaria, etc. El programa existe desde el 2001, y no está enfocado al patrimonio arquitectónico sino más bien a lo cultural e intangible como las tradiciones, la historia y las leyendas. El cálculo total de la población de los 111 pueblos mágicos que existen en 2016 supera los cinco millones de habitantes, en un país cuya población total roza los 123 millones de personas (cifras de 2013). Se estima que el programa produjo en 2014 unos ingresos turísticos de 7200 millones de pesos mexicanos (alrededor de 380 millones de dólares), lo cual supera lo producido por el turismo fronterizo (7100 millones de pesos) y más aún por los cruceros marítimos (4795 millones de pesos), convirtiéndose en la mayor fuerza económica turística del país en la última década. Taxco, en Guerrero. Tulum, en Quintana Roo, Palenque, en Chiapas.

ARGENTINA: Los Pueblos Auténticos

Según el sitio oficial de la Sectur, una población que ha sabido conservar su identidad e idiosincrasia, plasmadas en diferentes aspectos relacionados con su patrimonio natural y/o cultural, su arquitectura, tradiciones, gastronomía, paisaje, historia, religión, artesanías, y el origen de sus pobladores.

El programa busca contribuir al desarrollo territorial a través del diseño de una propuesta innovadora que permite fortalecer la identidad de pequeñas comunidades distribuidas en el territorio argentino, propiciando de esta manera la diversificación de la oferta turística y el fortalecimiento de aquellos destinos con características únicas a nivel nacional e internacional.

Criterios de selección de los Pueblos Auténticos en Argentina:

Por su identidad, debe poder reunir características un pueblo poseedor de características únicas y distintivas culturales y/o naturales. Debe poder contar con una producción artesanal local auténtica y exclusiva; mantener la gastronomía tradicional y local. También podrá contar con una arquitectura típica que acompañe el perfil del pueblo y su paisaje característico.

Otro criterio se basa en el compromiso. Es decir, en el involucramiento de las autoridades locales y de la comunidad

En cuanto al desarrollo local, debe contar con un producto turístico prioritario que concuerde con la unicidad del pueblo y contar con algún instrumento de planificación. Conservar y fomentar el patrimonio inmaterial (intangible) como fiestas y tradiciones representativas; así como disponer de servicios turísticos, básicos y complementarios.

Asimismo, la localidad debe tener una población de hasta 7 mil habitantes y contar con niveles de conectividad mínimos.

Las líneas de acción, dice el organismo público de turismo de Argentina-  están relacionadas con obras de interés turístico, obras de infraestructura; desarrollo de productos turísticos, planificación, así como otros servicios para el turismo como estadísticas, promoción e innovación. Los pueblos, por cada provincia, son:

Jujuy: Purmamarca y San Francisco de Alfarcito

Chubut: Gaiman y Camarones – Santa Fe: Moisés Ville  San Luis: La Carolina – Buenos Aires: Isla Martín García y La Angelita  – Corrientes: Concepción del Yaguareté Corá

Salta: Cachi Córdoba: Villa Tulumba Neuquén: Villa Traful Mendoza: Las Cuevas

Catamarca: Antofalla Río Negro: Playas Doradas- Santa Cruz: El Chaltén

Tierra del Fuego: Tolhuin y Puerto Almanza

Son muchos e indiscutibles los beneficios de preservar nuestro patrimonio. Desde nuestro blog, insistimos en que se  preserven los frentes, que las modificaciones e intervenciones se hagan con un criterio estético, dado que es una visión compartida. Todos los ciudadanos disfrutan de la vista y el lugar se beneficia con declaratorias, asistencia técnica, por qué no alguna financiación para infraestructura, planta turística, servicios, y por supuesto,  más turismo.

Deja un comentario