Cambio climático y turismo (parte 2)

Posted by

Casos:

El Parque Nacional de Sagarmatha  fue inscripto como sitio del Patrimonio Mundial en julio de 1979 debido a los magníficos fenómenos naturales y áreas de excepcional belleza que alberga. El parque, de 114.800 has, es un paisaje dominado por el Monte Everest, con especies raras como el leopardo de las nieves, el ciervo almizclero y el panda rojo. También es la tierra natal de los Sherpas. Tiene cerca de 6.000 residentes y recibe más de 20.000 visitantes por año.

¿Qué está ya sucediendo con el derretimiento de los glaciares? Además de la degradación visual para el turismo y la cultura local, y la práctica del montañismo, el efecto más devastador será por el régimen hidrológico: aluviones de ruptura de lagos glaciarios o GLOF (Glaciar Lake Outburst Floods). En 2 décadas, sufrió  3 grandes aluviones. Otro problema es el suministro de agua:  la región del Himalaya proporciona agua potable a un tercio de la población del planeta.  Proveyendo de agua a los ríos Ganges, Indo, Brahmaputra, Salween, Mekong, Yangtzé y Huang He, los glaciares en este área aseguran la provisión de agua a lo largo de todo el año a dos mil millones de personas.

En la Cordillera Blanca (Perú) la cadena montañosa tropical más alta del mundo, se alza a 6.768 metros sobre el nivel del mar el monte Huascarán, que da su nombre a este parque. El sitio alberga especies animales como el oso de anteojos y el cóndor andino. El Parque Nacional de Huascarán fue inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en 1985 por los significativos procesos ecológicos y biológicos que en él se desarrollan y por sus fenómenos naturales y áreas de excepcional belleza.

Enfermedades de la patata como el hongo “Rancha” (phytophthora infestans), que solían ser endémicas en las tierras bajas de los Andes, pueden verse hoy en día llegar hasta los 4.000 metros de altura.

Dos millones de personas dependen del agua proveniente del Parque Nacional Huascarán y esta demanda está en aumento.

La Gran Barrera (Australia): como respuesta a cambios abruptos en temperatura, luminosidad, salinidad o turbidez del agua, los corales tienden a blanquearse. La intensidad de su color palidece debido a la falta de algas simbióticas, proveedoras esenciales de nutrientes. Este blanqueo puede ocurrir a escala local (algunos cientos de metros), pero se han comenzado a registrar eventos masivos, que afectan miles de kilómetros cuadrados de arrecifes.

Además de la pérdida de biodiversidad marina, hay daño al turismo, principal actividad comercial en la región de la Gran Barrera, que atrae aproximadamente 1,8 millones de visitantes por año y genera más de 5,1 miles de millones de dólares australianos. En 2005 había aproximadamente 820 operadores turísticos autorizados y 1.500 barcos y aviones tenían permiso para operar en el parque.   Este riesgo es real para otros arrecifes: se ha estimado que el costo de la desaparición del 58% de los arrecifes coralinos del mundo podría llegar a 90 mil millones de dólares de los Estados Unidos sólo para la industria del turismo.

El manglar de los Sundarbans, el más grande de su tipo en el mundo (más de 10.000 km2 de tierra y agua, más de la mitad situado en India, el resto en Bangladesh), se ubica entre el delta de los ríos Ganges, Brahmaputra y Meghna en la bahía de Bengala. El sitio está atravesado por una compleja red de brazos de agua, estanques y pequeñas islas con bosques de mangles.  Los mangles son árboles de hojas perennes adaptados al agua salada. Funcionan como protecciones naturales contra ciclones tropicales y como filtro entre las aguas dulces y saladas. Las consecuencias de esta elevación provocan serias preocupaciones por el bienestar de las poblaciones locales debido a las inundaciones de los deltas bajos, la erosión de la costa, la salinización y acidificación del suelo y las modificaciones en las napas acuíferas.

260 especies de aves, nutrias indias, ciervos moteados, jabalíes salvajes, cangrejos violinistas y de los manglares, tres especies de lagartos marinos y cinco de tortugas marinas. Pero también alberga especies amenazadas de extinción como el cocodrilo de los estuarios, la pitón india y el simbólico tigre de Bengala.

En las zonas inundables del Támesis (principalmente en Londres) se hallan situados bienes por un valor estimado de más de 80 mil millones de libras esterlinas. Una inundación cuya amplitud superase la capacidad de la Barrera del Támesis tendría un costo indirecto para la economía británica de 30 mil millones de libras esterlinas, y puede esperarse que tal evento afecte al menos a los tres sitios del Patrimonio Mundial más cercanos al Támesis, es decir Greenwich Marítimo, la Torre de Londres y el Palacio de Westminster. El rápido flujo de las aguas erosionaría sus muros, y al retirarse, las condiciones estarían dadas para la proliferación de organismos dañinos como moho y hongos.

En Venecia, la combinación de cambios en el nivel del mar locales y globales tiene como resultado neto un aumento del nivel del mar. En el pasado reciente, la frecuencia de inundaciones con daños a esta ciudad única se ha incrementado grandemente y de los diez mayores eventos de acqua alta entre 1902 y 2003, ocho han ocurrido desde 196015. En lo que concierne a las previsiones futuras, de acuerdo a los escenarios moderados de cambio climático, el hundimiento neto de Venecia podría alcanazar 54 cm en 2100. En consecuencia, si todo continúa como está, Venecia podría inundarse cotidianamente. Las barreras móviles (llamadas sistema MOSE, por Modulo Sperimentale Elettromeccanico) para defender a la ciudad de Venecia de las aguas altas. Los ingenieros predicen que el sistema de defensa marítima entrará en funcionamiento a fines de 2021, con un costo de US$6.100 millones, cuando el presupuesto inicial fue de US$1.800 millones.

El sistema de diques móviles para aislar la laguna veneciana está salvando a la ciudad de las primeras inundaciones de este otoño   (La Vanguardia,25/10)

Entre los datos que son útiles para analizar el comportamiento responsable de los turistas, encontramos aquellos que resultan de estudios específicos sobre aspectos determinados que pueden ayudar a definir las generalizaciones existentes. De este modo, el reporte Green Tourism de Statista (2018) arroja varios resultados que pueden orientar la perspectiva sobre los hábitos y percepciones turísticas sostenibles de los turistas.

En Argentina, operadores como Lihue Expediciones y Mater Sustentable son ejemplo de intermediación con criterio de sostenibilidad. La Federación de Empresas de Viajes y Turismo (FAEVYT) no realiza acciones de sensibilización ni de responsabilidad social empresaria de ningún tipo[1].

La Asociación Argentina de Ecoturismo y Turismo Aventura (AAETAV), que se supone debería reunir un tipo de operador relacionado con un compromiso ambiental, no exhibe en su información on line, metas de sostenibilidad de la actividad, sino que se limita a un uso de ecoturismo con fines de marketing.

El cambio climático no es un tema de agenda por parte de los organismos públicos de turismo, sino que está contemplado como parte de las premisas de la sostenibilidad en general.

El Ministerio de Turismo y Deportes proporciona herramientas en forma de manuales para el desarrollo de directrices y guías para organizaciones turísticas sostenibles, con el fin de guiar a las empresas turísticas en la implementación de medidas que contribuyan a reducir su huella ambiental y, consecuentemente, a minimizar los impactos del cambio climático. De acuerdo a estos lineamientos y adoptando buenos hábitos ambientales, las empresas podrán reducir hasta en un 30-40% sus costos energéticos y mejorar su imagen y posicionamiento.

La Cámara Argentina de Turismo (CAT) es impulsora y participa mediante las asociaciones hoteleras, del programa Hoteles Más Verdes. El objetivo de dicho programa es desarrollar herramientas eficaces para una gestión eco-eficiente y sustenable de las instalaciones hoteleras mediante el diagnóstico de las prácticas actuales de gestión ambiental en los alojamientos. La principal herramienta que ha desarrolllado es el programa de certificación, diseñado según los criterios establecidos por el Global Sustainable Tourism Council (GSTC), validado por el IRAM y declarado de interes por el Ministerio de Turismo y por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Entró en vigencia en 2013 y ha entregado 12  certificados Oro, 24 certificados Plata y 101 certificados Bronce.

Centros de Esquí de Argentina

De los centros de esquí de Argentina, solamente Chapelco menciona la problemática del cambio climático. Chapelco es el 1er centro de esquí latinoamericano partner de POW -Protect Our Winters-, ONG contra el cambio climático. Hoy está constituida por comunidades como The Dawn Hill Fund, David Rockefeller Fund, Mertz Gilmore Foundation.

México

En México se cuenta con una guía del turismo y el cambio climático, que tiene como objetivos:

  • elaborar y difundir diagnósticos de vulnerabilidad, programas de adaptación y promoción de sistemas de alerta temprana;
  • proyectos de turismo comunitario con perspectiva de género;
  • restaurar el balance de las cuencas hídricas en los destinos turísticos prioritarios;
  • reducir emisiones de gases de efecto invernadero y promover la efciencia energética en las micro, pequeñas y medianas empresas turísticas;
  • identifcar las fuentes de emisión de gases de efecto invernadero (gei) y realizar un diagnóstico de vulnerabilidad de la población, así como de los recursos naturales, los bienes inmuebles y la infraestructura local, a fn de tomar las medidas de mitigación y adaptación.

Chile

Cuenta con un Plan de Adaptación al Cambio Climático del sector Turismo, aprobado por el Consejo de Minsitros para la Sustentabilidad y el Comité de Ministros del Turismo. El Diagnóstico de Vulnerabilidad ante el Cambio Climático para el Sector Turismo identificó 3 principales amenazas del cambio climático que afectan al sector turismo en Chile:

  • la variación en las temperaturas y precipitación,
  • la pérdida de biodiversidad, y
  • la ocurrencia de eventos climáticos extremos.

Conclusiones: el sector turismo no cuenta con una unidad técnica institucional conformada ni capacitada en materias de adaptación al cambio climático.

El objetivo general del Plan de Adaptación al Cambio Climático en el Sector Turismo es instalar en el sector turismo las capacidades necesarias y generar las condiciones habilitantes para adaptarse y enfrentar los efectos actuales y futuros del cambio climático, aumentando la resiliencia y sostenibilidad del sector al 2024.

Se identificaron 3 objetivos específicos:

  1. Fortalecer las capacidades de la institucionalidad de turismo y las coordinaciones intersectoriales, público y privadas, para contribuir a la adaptación al cambio climático en el sector turismo.
  2. Gestionar y difundir información vinculada al impacto y adaptación al cambio climático en el sector turismo.
  3. Implementar acciones para disminuir los impactos negativos del cambio climático.

El plan de adaptación del sector turismo de Chile, se estructura en base a 6 líneas de acción, bajo las cuales se definen 21 medidas específicas que establecen: responsables de su ejecución, colaboradores, plazos, y metas específicas que permiten hacer seguimiento del plan.

Costa Rica

Tal lo mencionado, el Instituto Costarricense de Turismo ha desarrollado, junto con Canatur, el Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio), el Ministerio de Ambiente y Energía, la Canaeco (Cámara Nacional de Ecoturismo y Turismo Sostenible de Costa Rica), el Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica y la UICN, la Certificación para la Sostenibilidad Turística (CST).

El propósito fundamental de la CST consiste precisamente en convertir el concepto de sostenibilidad en algo real, práctico y necesario en el contexto de la competitividad turística del país. Las empresas certificadas son tour operadores, gastronomía, hospedaje, parques tematicos  y rent a car. Son aproximadamente 400 empresas del sector turístico costarricense que cuentan con CST. El 30 de setiembre de 2020 el ICT anunció que 60 empresas habían logrado cumplir con los requisitos más estrictos del nuevo CST 2.0 en los niveles básico y élite durante el período 2020.

El CST tiene una validez de 2 años y los criterios e indicadores que se valoran para otorgar la certificación comprenden: gestión empresarial, gestión social, cultural y económica, gestión ambiental y gestión de indicadores específicos según la categoría, todo el proceso es digitalizado para demostrar las prácticas de turismo sostenible.

Perú  

Con fondos del gobierno de Alemania, el Proyecto (IPACC) Inversión Pública de Adaptación al Cambio Climático proveyó recursos para el análisis de los impactos, costos y beneficios del cambio climático y la reducción del riesgo. Uno de los sectores prioritarios fue el turismo, asociado en Perú a 77 áreas protegidas,  para el cual se crearon  lilneamientos para proyectos de inversión en áreas costeras y marinas protegidas. La guía provee estrategias de manejo de recursos y visitantes, además de considerar las infraestructuras y la planificación para un desarrollo resiliente.

La opinión de la Universidad San Martín de Porres es que “los estudios sobre el cambio climático en el Perú no han explorado lo suficiente su relación con el turismo, y menos aún desde esta joven disciplina, por lo que se sugiere ahondar en el tema ingresando a campos como el de gestión del cambio climático, experiencia turística en el marco del clima, impacto del clima en el patrimonio, entre otros”.

La Universidad de Jaén elaboró una serie de recomendaciones para el abordaje del cambio climático en el sector turístico, tales como una mayor eficiencia energética, descarbonización, responsabilidad del turista, sensibilización, cambios en el paradigma del consumo, cooperación internacional, sumideros de carbono, planificación urbana, peatonalización, lanificación que contemple el cambio climático, recursos financieros como fondos ante desastres.

Javier Blanco, con más de 30 años de experiencia en el sector turístico, lamenta las contradicciones del discurso oficial: “Se repetía ‘turismo sostenible’ mientras se celebraba con champán una nueva conexión aérea”. Ante una crisis que exige cambios de paradigma y una “reconstrucción verde”, la voz del turismo “no puede ser monopolizada por dos o tres lobbies”. “El discurso de los récords continuos ya no nos sirve de nada. No es posible ni deseable volver a los 80 millones de turistas”, señala el autor de Retos de la reconstrucción del turismo global tras la covid-19. “Debemos reducir la dependencia del turismo, que nos está pasando una factura dramática”.

¿Habrá, durante y luego de la pandemia de Covid-19, cambios que muestren en los hechos y no en las declamaciones, que se habrán de mitigar los efectos negativos que se reportan constantemente, en los que el turismo es protagonista, ya sea como afectado por otras actividades o como promotor de impactos no deseados en el ambiente y en la sociedad? Cambios que quizás se traduzcan en un descenso en los números y récord que menciona Javier Blanco y que muy bien describe el artículo de la publicación Nature, aludiendo al segmento del turismo de reuniones: “Repensando los viajes en un mundo pospandémico. Los científicos del clima recoiendan formas de potenciar el valor de las conferencias virtuales y reducir la huella de carbono aún cuando la curva de los viajes se modere”.

[1] http://www.faevyt.org.ar

 

LINKS DE INTERES

  • Declaración de Djerba (Túnez) sobre Cambio Climático y Turismo:

https://www.e-unwto.org/doi/pdf/10.18111/unwtoecd.2007.3.k07g6n1543gj613r

Deja un comentario