EL MERCADO

EL MERCADO DEL ENOTURISMO

Introducción

El turismo es servicio y calidad. La primera parte de esta unidad está consagrada a conocer por qué y cómo hacer que el personal en contacto se identifique con el compromiso de excelencia en la atención al turista. En ese contexto, también abordaremos la calidad como concepto y su aplicación al enoturismo. Para tener un marco de referencia más amplio, analizaremos algunos planes de turismo gastronómico y enológico, para concluir con la descripción del estratégico rol del Guía de Turismo. El objetivo es que tengas elementos para asesorar a una bodega sobre las bases para organizar el servicio a los turistas, o a varias que constituyan una Ruta del Vino.

El servicio 

El servicio es el conjunto de actividades y actitudes que se diseñan para satisfacer las necesidades y expectativas de los usuarios, en este caso, los turistas del vino. El Glosario de las Directrices para Bodegas, dice que es la “organización y personal destinado cuidar los intereses y/o      satisfacer las necesidades específicas de un usuario, realizando una prestación para la cual están capacitadas”.

Los servicios turísticos además tienen ciertos rasgos característicos, que les proponemos repasar:

  • Son intangibles.
  • La experiencia turística no se puede transferir.
  • El servicio no puede probarse previamente, por lo tanto existe el riesgo del turista insatisfecho con el cual no tendremos quizás una segunda oportunidad.
  • El servicio que no se vendió, se pierde, porque no se puede almacenar.
  • La demanda es la que se traslada hacia la oferta.
  • El turista participa en la producción del servicio.

La actividad turística depende en gran medida del capital humano, porque al pertenecer al sector de los servicios, la intervención de quienes ponen sus manos, su inteligencia y sus sentidos en brindar al turista una experiencia de calidad, es estratégica.  Las personas, suele decirse, son la cara visible de la calidad del servicio; es una aseveración que se basa en que los clientes identifican a la organización con el personal que los atiende, de un modo automático e inconsciente. La motivación juega un rol primordial, porque una persona con actitud de servicio, capacitada, que cree que su trabajo es importante, aporta valor a la experiencia donde el turista es protagonista. 

Cadena de valor del turismo

Según las Directrices para Bodegas, “la  Cadena de Valor surge mediante la realización de sus actividades (desde la extracción de materias primas hasta el servicio de entrega de un producto), las empresas crean valor para sus compradores. Este valor se refleja en el precio que éstos están dispuestos a pagar por el producto o servicio. De esta forma, se trata de examinar, a nivel sectorial, cada eslabón de la ‘cadena de actividad’, desde el momento en que el producto o servicio es sólo una idea hasta la eliminación después de su utilización. El valor es determinado por los compradores, en función de factores como la calidad, fiabilidad, volumen, facilidad de obtención y rapidez de entrega. Las  exigencias de los compradores,     junto con  las condiciones         del mercado — acceso, normas y reglamentos, y preferencias del consumidor — determinan si las empresas de un país pueden competir eficazmente.  El negocio de la distribución turística se organiza a partir de la intervención de una serie de agentes  empresariales        que intermedian y crean valor en el         camino         que existe entre la oferta (productores)   y la demanda (consumidores) de servicios turísticos. A esto se lo denomina cadena de valor turística”. 

En el enoturismo son muchos los actores que intervienen, algunos en el “backstage” o “back of the house” y otros en contacto con los clientes. No nos referimos solamente  la bodega, sino al comienzo de la cadena, cuando el turista en origen recibe información del lugar que va a visitar. Quien vende, debe estar en conocimiento de las posibilidades enoturísticas del destino, ya sea que lo venda en un paquete, o de manera específica; debe ser capaz de advertir que la oferta del destino contempla una ruta del vino, una gran bodega o una ruta gastronómica con contenido enológico, describir brevemente los atractivos, conocer su ubicación y los servicios conexos. Implica que toda la cadena de valor esté sincronizada, armonizada en cuanto a las experiencias que podrá vivir el viajero. Nuestros distribuidores y medios de difusión, deben tener información actualizada, veraz y sintética de nuestro producto, así como la posibilidad de poder ampliarla en caso de ser necesario. Ya sea una OTA (on line travel agency) o una agencia tradicional, una central de reservas, un sitio de viajes como Trip Advisor, el producto ofrecido debe estar presentado de manera profesional.

Una vez en destino, el enoturista estará en contacto -principalmente- con su guía coordinador, el conserje del hotel, los mozos de los restaurantes, los taxistas en menor medida, los guías de turismo que lo llevarán a recorrer la ruta del vino y los que lo recibirán en la bodega.

En todos ellos, la aptitud y la actitud juegan un rol protagónico. La aptitud es el reconocimiento para desarrollar cierta actividad. La palabra proviene del latín aptus, que significa capaz. Es el conjunto de condiciones que hacen a una persona especialmente capacitado para una función determinada. Ejemplo: el guía tiene aptitud para conducir a los turistas por una senda segura. La actitud, en cambio, está relacionada con la voluntad para encarar las actividades, el comportamiento de un individuo para hacer las cosas.  Es una forma de motivación social, de orden secundario frente a la motivación biológica que es de tipo primario, que impulsa y orienta la acción hacia determinados objetivos y metas. Ejemplo: la actitud del sommelier fue fundamental para superar el inconveniente al descorchar la botella.

El personal debe contar con herramientas para tomar decisiones que le permitan resolver situaciones que se presentan especialmente en el turismo, y que requieren ser resueltas de inmediato, porque el turista está de paso y no cuenta con el tiempo de espera de un residente del lugar. Para ello hace falta un trabajo profundo y constante de creación de cultura de servicio.

  • El personal en contacto, debe tener un criterio formado sobre cómo quiere la organización que se preste el servicio, cómo actuar ante ciertas situaciones.
  • Debe conocer la misión y visión de la empresa, sea esta un operador turístico, una bodega o un hotel; mediante charlas, seminarios, mensajes claros y precisos, con una comunicación clara que llegue a todos los niveles.
  • Recoger la información que recibe el personal en su contacto con los turistas, ya sea de manera formal o informal (reportes verbales, escritos, y una lectura cuidadosa del libro de quejas si lo hubiera).

El buen servicio no depende sólo de las empresas privadas (agencia de viajes, transporte, hotel, restaurante, bodega), sino también del Estado, ya sea nacional, provincial o municipal, porque debe proveer y controlar el estado de la infraestructura de manera que sea eficiente y accesible. Ya sean rutas, señalización, centros de informes, oficinas de turismo, controles de seguridad e higiene, influyen de manera significativa en la experiencia turística, dejando una mejor o peor imagen del producto en su conjunto. Como veremos cuando  abordemos los planes estratégicos, cada aspecto cuenta, ya sea que corresponda a calificaciones y empleos, mejoramiento de la oferta,  transporte e infraestructura y una imagen proyectada que invite a recomendar el sitio, destino, producto o servicio.

La calidad

Según la ISO 9000, calidad es el grado en el que un conjunto de características inherentes cumple con los requisitos. Según la Real Academia Española, es la propiedad o conjunto de propiedades inherentes a una cosa que permiten apreciarla como igual, mejor o peor que las restantes de su especie. Según William Edwards Deming, calidad es satisfacción al cliente. En los últimos años se ha desarrollado en la Argentina una serie de herramientas bajo la forma de recomendaciones para que las empresas y las organizaciones en general puedan de manera voluntaria implementar una política de mejora continua en aras de la calidad. Es importante aclarar que la adhesión a estas directrices o normas, no suplanta la necesaria observancia de las leyes y reglamentos obligatorios que emanan de los poderes públicos y que hacen a la seguridad, la higiene, el respeto a los derechos de los trabajadores y las normas fiscales.

El Sistema Argentino de Calidad Turística, dependiente de la Secretaría de Turismo de la Nación, desarrolló las Directrices de Gestión Turística para Bodegas; herramienta facilitadora para la implantación de la cultura de la mejora continua entre los actores de la actividad turística, es una pauta voluntaria de acción bajo la forma de recomendaciones y especificaciones técnicas extraídas de la experiencia y de los avances tecnológicos y científicos. Las Directrices procuran contribuir a garantizar la calidad ambiental, social y cultural, y la calidad del servicio, según el Sistema desarrollado por el Sectur. En la cúspide del Sistema, están el Premio Nacional a la Calidad y los Clubes de Excelencia; en un plano intermedio o avanzado, las normas sectoriales y el Nivel II del Programa de Excelencia en la Gestión y en el plano básico o Inicial, están el SIGO, las Buenas Prácticas, las Directrices de Gestión y el Nivel I del Programa de Excelencia.

Las Directrices de Gestión Turística para Bodegas especifican pautas de acción bajo la forma de recomendaciones, para implementar una gestión integrada del producto enoturístico.

Las Directrices comprenden aspectos clave para el Área de Turismo de la Bodega: tanto el marketing enoturístico, las relaciones entre los actores, la gestión del capital humano, la gestión de la calidad como así también los espacios de visita y uso para los visitantes. Con la implementación de las recomendaciones propuestas se tiende a: a) emplear herramientas e información que oriente la actuación de la bodega hacia el turista; b) hacer uso sustentable de los recursos naturales y culturales; c) aplicar un instrumento de guía y autoevaluación; d) alcanzar estándares de gestión reconocidos. ¿Cuál es el campo de aplicación? Las Directrices tienen un carácter de adhesión voluntaria y son aplicables a todas aquellas bodegas que cuentan con un Área de Turismo o están en vías de desarrollar el producto enoturístico.

Las recomendaciones que se formulan tienen un contenido práctico y se dirigen a todas las bodegas interesadas en el turismo del vino, independientemente de sus características, cualquiera sea su ámbito de localización, tipo, tamaño, servicios ofrecidos y perfil de los turistas.Las temáticas que cubren las Directrices son el Marketing Enoturístico, la Participación y Cooperación, el Capital Humano, la Calidad de la Gestión y los Espacios de Visita y Uso. Todas son importantes, pero dedicaremos unos párrafos a los aspectos estrechamente ligados a la calidad de la visita y el capital humano, recomendando su lectura completa para quienes planeen desempeñarse en una bodega. En cuanto al capital humano, el objetivo es que el área de turismo de la bodega, implemente una prestación profesional del servicio basada en la determinación de las competencias necesarias y la prestación profesional del servicio. 

La gestión

ATENCIÓN, ESTAS SON RECOMENDACIONES PARA COMENZAR A ORGANIZAR EL TURISMO EN UNA BODEGA:

El Área de Turismo de la Bodega debe reunir a profesionales especializados y bien preparados; no sólo profesionales que cuenten con una excelente actitud de servicio y hospitalidad, capaces de responder a los numerosos requerimientos de los visitantes de forma ágil, dinámica y eficaz, sino también con amplios conocimientos vinculados a la cultura del vino y el turismo. Para ello, el Área de Turismo de la Bodega debe incorporar las siguientes directrices:

  • Definición de competencias profesionales: Determinar los requerimientos necesarios para todos los puestos de trabajo y elaborar los perfiles profesionales del personal de planta y temporal.
  • Contratación de personal y servicios locales: Promover la contratación prioritaria de personal, proveedores  y servicios locales.
  • La visita a la bodega no sólo tiene que ver con la degustación y la compra de vinos, sino también con el aprendizaje y el descubrimiento del patrimonio en el que se inscribe el enoturismo; es decir, con la búsqueda de una experiencia más amplia y novedosa que contribuya con el crecimiento personal.
  • La administración de la bodega debe incluir el conocimiento de las necesidades de formación, tanto de los actuales ocupantes      de los puestos de trabajo como los requerimientos de formación       para la expansión futura de las actividades;
  • Tener en cuenta el diseño y la puesta en marcha de las estrategias formativas, como así también la evaluación de las mismas. El personal, el capital humano que integre el equipo para el enoturismo, debe tener:
  • Conocimiento del Mundo del Vino (establecer acciones de sensibilización orientadas a incorporar la cultura del vino en la prestación del servicio).
  • Conocimiento del Turismo (establecer las acciones de capacitación orientadas a incorporar la cultura del servicio y los conocimientos sobre turismo local)
  • Acceso a un plan de capacitación (elaborar e implementar un plan anual de capacitación y evaluar su cumplimiento).

El Eje 5 de las Directrices, platea el objetivo de lograr espacios de visita y uso de calidad, con condiciones de bienestar, accesibilidad y seguridad adecuadas para todos los visitantes y para el personal. En tal sentido, recomienda

  • Un sistema de señalización adecuada en el interior y exterior del área de uso turístico, evitando ocasionar impactos visuales negativos.
  • Implementar acciones para incorporar los requerimientos de las personas con discapacidad, movilidad y/o comunicación limitada, para facilitar la accesibilidad, permanencia y uso de los espacios.

EL ESPACIO

Los espacios deben estar ambientados y equipados conforme la prestación del servicio enoturístico. Se debe otorgar preferencia a la tipología arquitectónica, materiales y decoración local; priorizando la        rehabilitación         del patrimonio         edificado preexistente frente         a las   nuevas construcciones, evitando impactos negativos en la percepción del visitante.

El uso de los espacios debe

  • permitir la interacción dinámica entre las distintas áreas.
  • poder controlar la saturación de visitantes y sus consecuencias. Para evitar aglomeraciones se debe conocer la cantidad estimada de usuarios, días y horarios en que realizarán la visita, para poder administrar los flujos y las actividades.

LA SEGURIDAD

Los empleados y visitantes deben estar contemplados en cuando a su seguridad, con medidas preventivas; se deben establecer los criterios e implementar los controles necesarios para asegurar la inocuidad y salubridad de todos los alimentos que se ofrezcan y -no menos importante- contar con seguros que cubran la responsabilidad comprensiva  de la actividad y los eventuales accidentes de los visitantes, así como aquellos que imponen las autoridades competentes para su ejercicio.  Hay que conocer bien la normativa vigente a nivel local, provincial y nacional, y los organismos de aplicación con competencia específica.

IMPORTANTE: la Argentina tiene unas 200 bodegas abiertas al turismo distribuidas en 9 provincias vitivinícolas.

EL ENOTURISMO, UN MERCADO GLOBAL

Los planes estratégicos. Un recorrido para comparar.

Países, ciudades, regiones, según sea el caso, pueden contar con un plan que trace los lineamientos para llegar a los objetivos que se hayan fijado, en cuanto al desarrollo del enoturismo. En muchas ocasiones, los planes con más abarcativos y contemplan la gastronomía, y dentro de ella, un capítulo dedicado al enoturismo. Veamos algunos ejemplos: 

Australia del Sur

Esta región cuenta con un programa estratégico llamado Comida y Vino, creado por el Grupo de Trabajo de Turismo Enogastronómico,  de la Mesa Redonda del Ministerio de Turismo. El plan se basa en identificar estrategias para aumentar el gasto turístico. Uno de ellos es fomentar la inversión en el recurso turístico-enogastronómico.

Una meta estratégica es crear conciencia global acerca de Sur Australia como destino de alta calidad enogastronómica.

Este plan pretende aumentar el número de visitas, el largo de su estadía y el gasto turístico. Sur Australia busca posicionarse para el 2021 como líder mundial de destino enogastronómico.

Para implementarlo propone la colaboración estrecha entre los actores, publico y privados; y entre los integrantes de la cadena gastronómica. Propone crear un Consejo para la industria del turismo que se encargue de realizar los proyectos del plan en colaboración con la Comisión de Turismo de Sur de Australia y el Grupo de Trabajo de Turismo Enogastronómico

Argentina

La Corporación Vitivinícola Argentina ha anunciado una “Estrategia Integrada para el Turismo del Vino”. Según esta organización, Argentina ya cuenta con una marca de identidad  enoturística para representarnos en el mundo. De esta manera, se comienza a implementar un Plan de Marketing que apunta al desarrollo del turismo interno y que, con una fuerte inversión estará apoyado en la marca “Argentina, Tierra de Vinos”.

“Argentina, tierra de vinos” implica una estrategia de trabajo en conjunto entre Nación, las provincias vitivinícolas y la Corporación Vitivinícola Argentina, es decir, un plan de marketing, comunicación y promoción del enoturismo argentino, que contribuya alfortalecimiento, posicionamiento y sostenimiento del producto en el mercado turístico nacional

Con la nueva marca se buscó una denominación única, una marca fuerte y paragua, que permita la convivencia con todas las provincias productoras de vinos de Argentina, una identidad visual y verbal única que definen esa diversidad, autenticidad y experiencias, para alcanzar una propuesta atractiva para el mercado nacional e internacional.

El turismo del vino se consagra como uno de los objetivos estratégicos y centrales del Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020, con el abordaje de una estrategia integrada con todas las provincias, los prestadores y bodegas para que por medio del consenso se siga desarrollando el motor de la industria turística.

Los números y las estadísticas confirman los avances en este tema con las regiones vitivinícolas; durante el 2010 se recibieron 1.340.000 visitas en todo el país.

En 2017, la Secretaría de Turismo de la Nación suscribió un convenio con la Universidad de Cuyo, para la puesta en marcha del Observatorio de Turismo del Vino.

España

La Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN), creada en 1994, agrupa a más de 70 ciudades de todo el territorio que tienen como denominador común la gran importancia del vino en su economía, cultura, patrimonio y desarrollo. Las Rutas del Vino en España constituyen un proyecto que apunta a un Territorio Enoturístico Sostenible y Socialmente Reponsable, compuesto por las ciudades y territorios del vino reunidos en ACEVIN. En España, se ha creado un modelo de enoturismo denominado RUTAS DEL VINO DE ESPAÑA, apoyado por el Ministerio de Industria y Turismo y el de Medio Ambiente y Medio Rural.

Una Ruta del Vino es un producto turístico basado en una red de cooperación público-privada (partenariado tipo LEADER) que integra a empresas turísticas con cooperativas, bodegas, enotecas, tiendas especializadas, restaurantes, hoteles, alojamientos rurales, asociaciones,…. También incorpora a las administraciones locales del territorio por donde transcurre la Ruta como gestoras de gran parte de los valores y recursos del territorio. La red se materializa en un ENTE GESTOR (asociación, consorcio, etc.) que se encarga de la planificación, control de calidad, gestión y comercialización del producto turístico.

Técnicamente, una Ruta del Vino es producto turístico enormemente complejo que se traduce en una red de cooperación empresarial y de cooperación público-privada que integra tanto a empresas específicamente turísticas como a otras cuyos sectores han estado tradicionalmente lejos del turismo…

Formalmente, una Ruta del Vino ha de respetar los criterios de calidad y normas de autorregulación que ACEVIN y la Secretaría de Estado de Turismo han fijado en el Manual del Producto Turístico Rutas del Vino de España. En este manual se definen desde los requisitos de su sistema de gestión, señalización, promoción y comercialización hasta los que deben cumplir todos los establecimientos que forman parte de la Ruta: restaurantes, alojamientos, bodegas, comercios, etc. Para controlar la calidad se ha establecido un Sistema de Certificación de las Rutas del Vino de España, es decir, un mecanismo que de manera periódica examina y reconoce a una Ruta del Vino el cumplimiento de los requisitos y estándares de calidad especificados en el Manual de Producto.

Sin cultura del vino, sostiene la ACEVIN, no hay ruta del vino y sin ruta del vino no hay producto turístico. La viticultura es el eje temático de este producto y el turista debe percibirlo durante todas las etapas de su viaje y en cualquier componente de la cadena de valor turística que constituye la ruta. Esto es que en el destino debe “respirarse” cultura vitivinícola y ésta, a su vez, debe ser el hilo conductor de la oferta.

Las zonas de intervención beneficiarias de las actuaciones de este proyecto son las propias Rutas del Vino de España del Club de Producto Turístico de ACEVIN. Están distribuidas por todo el Estado Español. En concreto, en 14 Comunidades Autónomas, 27 provincias y 448 municipios y núcleos menores de población, afectando a una población total de 2.875.950 habitantes, alrededor de 2.000 empresas del sector agroalimentario y turístico y de servicios complementarios.

Francia

La marca “Viñas & descubrimientos” fue creada en 2009 y se otorga por tres años, según la recomendación del Consejo Superior de Enoturismo, a un destino con vocación turística y vitícola que proponga una oferta de productos turísticos múltiples y comlementarios (alojamiento, gastronomía, visita a bodegas y degustaciones, museo, eventos) y que permitan al turista facilitar la organización de su viaje y orientarlo sobre prestaciones calificadas. Se trata de una marca colectiva, cuya gestión y proceso de atribución están encuadrados en un reglamento de uso.

La marca distingue los destinos que tengan una oferta de calidad, completa, correspondiente a una práctica de estancias cortas sobre la temática de la viña. Los destinos que quieran postularse, deben reunir la oferta básica y complementaria, con actividades de descubrimiento de bodegas, visitas a sitios culturales, descubrimiento de espacios naturales, de los “saber hacer” (savoir faire) locales, actividades de esparcimiento, eventos, estructuras receptivas que respondan a las exigencias del reglamento de uso.  Los requisitos para ingresar constan en un documento que puede descargarse del siguiente link: http://atout-france.fr/sites/default/files/imce/annexe_2_conditions_d_ligiblit_v_d_151014_drmtcq.pdf

Contienen las siguientes pautas: posicionamiento del cliente, la marca, valores vehiculizados por la marca, la promesa al cliente, el tamaño crítico del destino, su perímetro y componentes, el nombre del destino, el acuerdo asociativo y la designación de los referentes, la red de animación, la promoción y la comunicación, la escucha al cliente y su procesamiento, las bodegas, el alojamiento, los restaurantes, los bares de vino, el patrimonio natural, cultural e inmaterial, las oficinas de turismo, la estructura receptiva, las actividades deportivas, de ocio, de bienestar o salud y los eventos.

Chile

Wines of Chile es un consorcio cuyo compromiso es promocionar la imagen del vino chileno en el mundo, bajo los lineamientos de su plan estratégico, cuyo objetivo central es convertir a Chile en el principal productor de vinos premium, sustentables y diversos del Nuevo Mundo en 2020. Las actividades son

  • Ferias y degustaciones para consumidores, importadores, distribuidores, minoristas y restaurantes.
  • Visitas de críticos, periodistas especializados, sommeliers e influenciadores.
  • Insertos y publicaciones en medios de comunicación.
  • Seminarios.
  • Concursos.
  • Promoción en punto de venta, entre otras.

El modelo de administración, gestión y comercialización del enoturismo en Chile constituye un proyecto de la Consultora +M Consultores, con el apoyo de la Subsecretaría de Turismo, SERNATUR y la Asociación Gremial de Vinos de Chile, con el apoyo de CORFO,  que tiene el objetivo el de diseñar e implementar un modelo de gestión sustentable, que permita el desarrollo del turismo vitivinícola nacional en forma asociativa, generando una oferta enoturística exportable de calidad y competitiva en el entorno nacional e internacional. Entre sus metas para el período 2013-2015, están el generar conciencia turística en las viñas chilenas, para aportar en la comprensión del enoturismo como una interesante fuente de ingresos.

El proyecto comenzó en junio 2013. Su objetivo fundamental fue desarrollar un sistema de administración, gestión y comercialización que permitiera que el enoturismo en Chile se desarrolle de una manera integral, eficiente y eficaz, para contar en el mediano plazo con una oferta de calidad y competir en igualdad de condiciones con otros países productores.
El diagnóstico inicial fue que Chile no contaba con un sistema organizado ni tenía una carta de navegación a nivel país, lo que repercutía en una industria enoturística poco profesional, con evidentes deficiencias en la calidad del servicio y la infraestructura turística, y carente de campañas de promoción organizadas.El objetivo actual de  Wines of Chile es implementar un modelo de administración, gestión y comercialización del enoturismo chileno, tendiente a acelerar la competitividad del sector, promoviendo un desarrollo asociativo de las pymes involucradas, a través de la ejecución del “Plan Estratégico de Desarrollo Enoturismo Chile 2020.

RECOMENDACIONES DE UNA EXPERTA INTERNACIONAL

Liz Thach, profesora de “Managment and Wine Business” en la Universidad de Sonoma da algunas recomendaciones a tener en cuenta para potenciar el  Enoturismo global.

1-Caminos del vino: toda región vitivinícola debe diseñar mapas que incluya las bodegas que las componen y brindar información sobre los horarios al público, sitios web, datos de contacto, etc. Además, estos mapas vitivinícolas deben también incluir restaurantes, hoteles y otros lugares turísticos locales.

2-Alianzas en la comunidad del vino: las regiones vitivinícolas más exitosas trabajan conjuntamente con los hoteles, restaurantes, aeropuertos y empresas de transportes de la región, para así asegurarse que los turistas puedan localizarlos.

3-Festivales y Eventos especiales en torno al vino: muchas de las regiones llevan a cabo eventos y festivales especiales, pero las regiones más innovadoras no son “convencionales” y realizan eventos muy particulares. Por ejemplo, Nueva Zelanda lleva a cabo el “Cabaret & Wine Show” con humoristas y cantantes.

4- Programas experimentales: es la nueva modalidad para ofrecerle al turista una experiencia única en torno al vino. Por ejemplo, en algunas regiones vitivinícolas, se ha vuelto muy común que los visitantes participen en seminarios de elaboración de blends, en donde combinan distintos tipos de vinos y crean su propio vino personalizado. Luego, pueden diseñar su propia etiqueta y llevarse su creación.

5- Relacionar el vino con el Turismo regional: esta es una estrategia beneficiosa para los sectores involucrados, ya que mientras más actividades se promuevan, mayor será la cantidad de turistas que atraiga toda la región.

6- Maridajes únicos: otro de los tips que ponen en prácticas las mejores regiones vitivinícolas, es el de realizar distintos tipos de maridajes, en lugar de los convencionales, tales como la comida, vino, música y arte. Por ejemplo, experiencias que combinen golf y degustaciones de vino, o degustación con masajes en un spa.

7- Villas vitivinícolas: algunas regiones han creado sus “villas vitivinícolas”. Se trata de una ciudad dentro de una región vitivinícola que está diseñada específicamente en torno a la temática del vino. Por lo general, hay muchas salas de degustación muy cercanas entre ellas, a las cuales el turista puede ir. Los restaurantes tienen en cuenta al enoturista por lo que ofrecen menús que acompañen los vinos locales. Los hoteles también se suman a esta modalidad, diseñando sus habitaciones y ofreciendo actividades en torno al vino.

8- Especial atención en el arte y la arquitectura: algunas bodegas atraen al turismo al contar con galerías de arte, jardines de esculturas y otras expresiones artísticas, las que el visitante puede apreciar mientras bebe una copa de vino.

9- Maridaje de comida y vino: otra estrategia es tener en cuenta a aquellos turistas que disfrutan de los aspectos culinarios del enoturismo. Generalmente, esto lo implementan las regiones vitivinícolas que organizan tours o eventos especiales donde combinan estos dos aspectos, gastronomía y vino.

10- Eco-turismo o turismo “ecológico”: Se trata de un turismo dirigido a aquellos que buscan vinos orgánicos o biodinámicos, o quienes disfrutan de la naturaleza y las actividades al aire libre. Por ejemplo, algunas bodegas ofrecen visitas especiales y programas educacionales sobre su elaboración orgánica y biodinámica, o sobre sus prácticas “ecológicas” especiales.

11- Visitas excepcionales: otra práctica vanguardista es ofrecer tours innovadores para los que visitan las bodegas. Van dirigidas a un consumidor de vino más aventurero o para quienes ya han visitado una región específica y buscan algo diferente. Por ejemplo, “vino y kayak” o “degustación de vino y rafting”.

12- Redes Sociales para el Enoturismo: muchas regiones y bodegas están utilizando las redes sociales para atraer turistas. Para esto deben asegurase que el turista que usa su celular e internet para buscar información sobre la bodega que va a visitar pueda localizarlos fácilmente. Para ello, debe corroborarse que las direcciones de GPS estén correctas, que puedan ser localizadas fácilmente en los buscadores, y contar con un sitio web adaptado también para celulares. Otras regiones desarrollan aplicaciones para celulares, a través de las cuales brindan información, mapas, e incluso cupones de descuentos. Facebook también es una herramienta útil para interactuar con los turistas.

En conclusión, teniendo en cuenta que el enoturismo sigue creciendo en popularidad en todo el mundo, y las regiones vitivinícolas reconocen los beneficios económicos que de éste derivan, estos 12 puntos clave seguramente se pondrán en práctica en más países.

El rol del guía de enoturismo

En una ruta del vino es muy frecuente que durante la excursión por el destino, haya un guía acompañando al grupo, dando una visión global del sitio, su historia, sus atractivos y servicios, y que en cada bodega la bienvenida y recorrido por la bodega tenga a otro guía a cargo (guía de sitio), mientras que las degustaciones estén bajo la responsabilidad del sommelier de la bodega. También el guía puede resumir todas esas aptitudes, realizando los recorridos y degustaciones, según la modalidad adoptada por los organizadores.

Tomamos como ejemplo la búsqueda que realizó un Museo del Vino y Bodega en Morales del Toro, España, para el puesto de Guía de visitantes al Museo y la bodega, con un alcance muy amplio para las responsabilidades del guía, que tendría a su cargo:

  • La Apertura y cierre del museo
  • Gestión de visitas: promoción; atención telefónica y por internet
  • Guía de visitas al museo, la bodega y viñedos próximos
  • Conducción de la catas
  • Manejo de agenda
  • Seguimiento de los visitantes
  • Llevar estadísticas de visitantes: número , edad, procedencia, grado de satisfacción, etc.
  • Vinculación con escuelas y diseño de programas de visitas de escolares, materiales, etc.
  •  Captura, manejo y operación de sistemas de información
  • Colaborar con el Director de Enoturismo del Grupo Pagos del Rey en la gestión y organización de Eventos
  • Promoción y visitas al museo

ENTORNO SOCIAL Supervisor inmediato: Director de Enoturismo Clientes, enoturistas, tour operadores; proveedores; clientes internos; compañeros de trabajo.

RELACIONES INTERNAS Y/O EXTERNAS Con las Instituciones, otras bodegas y centros culturales; con agencias y tour operadores, hoteles, restaurantes, vinotecas, etc. Con escuelas y centros universitarios, así como asociaciones civiles y colectivos especiales. Con áreas de producción y venta de la bodega (nuevas añadas, vinos, campañas, etc.) Con Responsables y Guías de las otras bodegas de la Red de Enoturismo. 

ANALISIS DE RENDIMIENTOS Visitantes a bodega Ventas en tienda bodega Visitantes a redes sociales Recursos materiales asignados Valoración de los visitantes

TIPO DE JORNADA Jornada completa. Flexibilidad de horarios y descansos.

FORMACIÓN Y ÁREAS DE CONOCIMIENTO Enología, turismo, letras, traducción relaciones públicas, animación socio-cultural

IDIOMAS INGLÉS IMPRESCINDIBLE: hablado, leído y escrito Además, Francés, Alemán.

EXPERIENCIA LABORAL En otras bodegas.

CONOCIMIENTOS ESPECÍFICOS Vitivinícolas: Viñedo, Bodega, Cata del grupo Pagos del Rey y en particular de los vinos y bodega de Morales de Toro.

Culturales: Museos, gestión cultural, turismo.

CONOCIMIENTOS INFORMÁTICOS Office, Bases de Datos, Internet, Redes Sociales COMPETENCIAS O CAPACIDADES Manejo de grupos. Capacidad para organizar y dirigir grupos, escuchar, retroalimentar y relacionarse. Aptitud pedagógica, facilidad de comunicación Trabajo en Equipo. Resolución de Problemas, planear resoluciones y resolver problemas. Iniciativa para crear y proponer opciones de trabajo. Criterio para tomar decisiones respecto del desarrollo de su función, en su ámbito de competencia. Actitud de Servicio: predisposición, sonrisa, amabilidad, lenguaje corporal, disposición a resolver problemas de los visitantes, etc. Capacidad organizativa de actos y eventos.

VALORES Responsabilidad, honestidad, respeto, empatía, puntualidad, servicio, discreción. Compromiso con su trabajo y con la Compañía. Aptitudes para la multifunción.

Como vemos, la formación y experiencia de un guía de turismo enológico o turismo del vino, es vasta y exigente. Requiere los conocimientos que se adquieren en la formación de grado o pregrado, sumado a cierta experiencia básica en cuanto al tema enológico, pero sobre todo actitud entusiasta y pasión por la cultura del vino.

Los guías de dos bodegas de Jerez de la Frontera, Tío Pepe y Fundador (por citar un ejemplo que conocemos), son integrales: reciben a los grupos, los conducen por la bodega explicando la historia de la misma, el proceso de elaboración de los vinos, y conducen la degustación. Han recibido una capacitación y entrenamiento para explicar lo esencial que distingue a cada variedad, cepa o blend.

TESTIMONIO

Helena Sálico, Guía de Turismo: “Hay diferentes ámbitos o modalidades para la realización de una visita enológica: puede ser la visita a una bodega o la invitación a probar un vino en un evento. De acuerdo con las características del acontecimiento el Guía tendrá una función diferente.En el caso de la visita a una bodega, el guía se encarga de recibir a los pasajeros, hacerlos sentir cómodos y mostrarles las instalaciones en forma detallada. También relata el proceso de la elaboración del vino desde las características del suelo y el clima de la zona, el desarrollo y maduración de las uvas, la cosecha y las particularidades especiales de cada tipo de uva  hasta el proceso de obtención del vino visitando la zona de lagares y molienda, los tanques de acero inoxidable para la fermentación, su guarda en barricas, generalmente de roble francés; el embotellado en origen y los resultados obtenidos luego de este proceso.

El guía puede dar una breve explicación de los vinos conseguidos: Malbec, Torrontes, Cabernet Sauvignon, etc,  para conocer qué efectos producen en nuestros sentidos: la vista, el olfato y el gusto.

Muchas veces las bodegas producen otros productos como aceite de oliva o dulces artesanales y el guía muestra también esta producción.

Luego del recorrido se ofrece una degustación de los vinos, aceites y dulces de la bodega y los visitantes tienen oportunidad de comprar estos productos.

Las bodegas están situadas en paisajes de incomparable belleza y esto acompaña muy adecuadamente a las visitas guiadas. 

Si nos referimos a un evento, una feria, una vernissage, un cocktail de bienvenida, algunas veces el guía estará en un stand de una bodega determinada y deberá dar una explicación breve de la procedencia del vino, el tipo de uva y las características de la variedad degustada. 
            Si el visitante tiene alguna pregunta más específica, el guía debe tener el
conocimiento adecuado para poder responder de forma amable”.

GLOSARIO

Servicio:  organización y personal destinado a cuidar los intereses y/o satisfacer las necesidades específicas de un usuario, realizando una prestación para la cual están capacitadas.

Calidad: es una característica de un producto o servicio. Se puede medir directamente como cumplimiento de un estándar o indirectamente por la apreciación del impacto en los usuarios/ciudadanos.

Calidad del turismo:  La Organización Mundial de Turismo entiende la calidad del turismo “el resultado de un proceso que implica la satisfacción de todas las necesidades, exigencias y expectativas legítimas de los consumidores respecto a los productos y servicios, a un precio aceptable, de conformidad las condiciones contractuales mutuamente aceptadas y con los factores subyacentes que determinan la calidad tales como la seguridad, la higiene, la accesibilidad, la transparencia, la autenticidad y la armonía de una actividad turística preocupada por su entorno humano y natural”. Definición       preparada y modificada por el Comité de Apoyo a la Calidad en su sexta reunión (Varadero- Cuba) 9 y 10 de mayo de 2003)

Origen: el lugar de residencia del turista, por lo general donde ha adquirido su producto turístico.

Sommelier: persona que en un hotel, restaurante o similar está a cargo de la elección, compra, conservación y servicio del vino. En español se usa el término “summilier”.

REFERENCIAS BILIOGRÁFICAS

  • Directrices de Gestión Turística para Bodegas. Bodegas de Argentina A.C., MIF Fomin y Mintur.
  • Romero, A. Comp. Normalización y Gestión de la Calidad Turística. Foro de Profesionales en Turismo y Biblioteca del Congreso de la Nación. 2010.
  • Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española, Vigésimo Primera Edición. Espasa, 1992.

DOCUMENTOS COMPLEMENTARIOS Y ENLACES EN LA WEB

TWITTER

IR A SIGUIENTE LECCIÓN

Deja un comentario