LA OFERTA (Parte 2)

LAS RUTAS DEL VINO EN LA ARGENTINA

Echemos un vistazo a las rutas con que contamos actualmente en la Argentina, para tener un panorama general, teniendo en cuenta que las rutas con todos los servicios que requiere el turismo (alojamiento, restauración, servicios, transporte local, forman el conjunto de la oferta del turismo del vino).

El Norte incluye Jujuy, Salta, Catamarca, Tucumán y Santiago del Estero, pero el turismo enológico está concentrado en Salta principalmente. Allí, los Valles Calchaquíes, y en especial Cafayate, constituyen la principal zona productiva. El marco cultural, natural e histórico está dado por los coloridos valles, antiguos pueblos de los siglos XVII y XVIII, con construcciones de adobe y techos bajos, rústicas iglesias y muebles de cardón. La provincia de Salta cuenta con tres caminos del vino: Salta Capital, Cafayate y Cachi-Molinos. El Gobierno de Salta lleva un Registro de Prestadores de servicios relacionados a la ruta del vino, con los rubros Bodegas y otros Establecimientos productivos, Alojamientos Turísticos, Agencias de Viajes, Operadores y otros Prestadores[1]. En Salta se destaca el torrontés, vino blanco de aroma y sabor frutado que proviene de la uva blanca insignia de la Argentina, que allí crece entre los 1800 y 3000 msnm de altura aproximadamente. La zona viñatera comprende 1800 hectáreas en los departamentos de Cafayate, San Carlos, Angastaco y Molinos, todos en los Valles Calchaquíes. También hay producción a partir de cepas tintas -que ocupan más del 55% de la superficie cultivada- como el Cabernet Sauvignon, Malbec, Tannat, Bonarda, Syrah, Barbera y Tempranillo.

La Ruta 40 enlaza Cafayate con Tolombón, el nuevo foco vitivinícola de Salta. Originario enclave diaguita, fue invadido por los Incas primero (siglo XV) y por los españoles luego (siglo XVI); recuperado por los Diaguitas, fue destruido tras la derrota de los Calchaquíes (siglo XVII). Las ruinas de Tolombón son Patrimonio Histórico y Cultural Nacional, en sus alrededores los viñedos conviven con los cardones bajo el sol.

La altura, combinada con el terruño y el factor humano que aporta la innovación y tesón de los productores, son las notas distintivas que lo han colocado en las preferencias de los turistas. El sitio web oficial lo anuncia como «la ruta del vino más alta del mundo» [2]

En Catamarca, los viñedos se concentran en el Valle de Abaucán, pegado a la Cordillera de los Andes, y en la zona Calchaquí, a una altura que varía entre los 1.200 y los 1.750 msnm. El polo vitivinícola catamarqueño está ubicado en el valle de Tinogasta, a 300 km al oeste de San Fernando del Valle de Catamarca (la ciudad capital de la provincia). Aquí, la industria vitivinícola crece en un paisaje coronado por los Seismiles (las cumbres más altas de América). Entre Tinogasta y Fiambalá, se puede combinar con la Ruta del Adobe y con vestigios precolombinos. Las cepas más destacadas son el Malbec, Syrah, Cabernet Sauvignon, Bonarda y Cereza.

Tucumán por su parte está desarrollando turismo enológico en los 30 km que unen Amaichá con Colalao del Valle, en combinación con atractivos arqueológicos y paisajes de altura. En la Ruta del Vino de Tucumán, ya se pueden visitar 17 bodegas en los Valles Calchaquíes, con la novedad de la reciente inauguración del primer hotel enoturístico, de la Bodega Albarossa, ubicada en Fuerte Quemado.

CUYO

San Juan

La Ruta de Vino de San Juan se presenta muy bien en el sitio www.rutadelvinosanjuan.com.ar, donde es posible ubicarse geográficamente a través de un mapa interactivo, que refiere a la descripción de cada bodega, con su horario de atención y posibilidad de visita, sitio web y coordenadas. Está estructurada según los puntos cardinales, con cinco bodegas en la zona Oeste, una al Norte, cuatro al Sur, y una al Este. Doce bodegas, siete ciudades, 370 kilómetros de ruta. Los principales terruños están en los valles de Tulúm (Albardón, Caucete, Angaco, Sarmiento, 25 de Mayo), Zonda y Ullum. Si bien se destaca el Syrah, hay otras variedades que también logran distinguirse en los certámenes, como el chardonnay que logró un Gran Oro en 2014[3].

La guía Le Routard dedica un espacio a los productos del terroir de San Juan y su reputación vitícola, aclarando que se producen también olivas, cebollas y los mejores melones del mundo según los sanjuaninos, y aclara: «habrá que ver qué dicen en Cavaillon!», debido a que ese lugar de Francia produce afamados melones desde el siglo XV. Recomienda visitar el Museo del Vino Santiago Graffigna, como lo hace el sitio TripAdvisor que le otorgó Certificado de Excelencia. El sitio de la Bodega da los detalles para una visita[4].

La concentración de las bodegas en la capital de San Juan y en torno a ella, hace que el turista tenga una cantidad de alternativas para combinar, ya que la capital tiene una intensa vida cultural, con teatros, auditorios que son sitios culturales protegidos por la Nación, como el Complejo Cultural Juan Victoria, para 850 personas sentadas y museos como el de Bellas Artes  Franklin Rawson, inaugurado en 2011, en un destacado edificio de arquitectura moderna. El Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo Profesor Mariano Gambier conserva la Momia del Cerro del Toro, de 500 años de antigüedad y una importante colección precolombina; la Celda Histórica de San Martín, sitio Histórico Nacional y la Casa Natal de Sarmiento, primer Monumento Histórico Nacional, y el Museo de la Memoria Urbana que recrea el terremoto de San Juan, entre otras posibilidades, brindan una diversidad importante en torno a nuestra Ruta del Vino si se quiere, sarmientina, ya que don Domingo Faustino es la personalidad histórica por excelencia que distingue a esa provincia. En febrero se celebra la Fiesta Nacional del Sol, con elección de la Reina, desfile de carrozas, feria y exposición  y espectáculo final[5].

Mendoza

En Mendoza, las Rutas del Vino se dividen en cuatro regiones que responden a cuatro oasis vitivinícolas: Centro, Este, Valle de Uco y Sur. En el Centro, a una distancia cercana de la capital, se encuentra la Primera Zona Vitivinícola de la Argentina. Conformada por los departamentos Guaymallén, Godoy Cruz, Maipú y Luján de Cuyo, concentra una gran cantidad de bodegas de todo tipo. En marzo se realiza la Fiesta Nacional de la Vendimia, con bendición de los frutos, carrusel de reinas y acto central final[6].

En Mendoza capital,el tren se suma como medio de locomoción en la Ruta del Vino[7]. La formación de dos vagones con capacidad para 180 pasajeros arranca de la primera estación del centro de Mendoza  (en el cruce de avenida Belgrano y Las Heras) y, al cabo de 35 minutos, termina su recorrido de 12,5 kilómetros en la estación Gutiérrez, en el corazón del departamento Maipú. En total, el ramal tiene cuatro estaciones y doce paradores.

Luján de Cuyo está a 18 km de la ciudad de Mendoza, y ha sido reconocido mundialmente por su Malbec. Se menciona que de las 120 bodegas con apertura turística en la Argentina, el 40% son de Luján de Cuyo. Malbec Luján de Cuyo es la primera Denominación de Origen (DOC) de América.  El Malbec de esta sub-región presenta un color muy intenso y oscuro de tipo rojo cereza que puede llegar a parecer casi negro, de expresión mineral, haciéndose notar particularmente la fruta negra y las especias dulces.Maipú está a 15 km de la ciudad  de Mendoza y posee un microclima que provee uvas de altísima calidad, asi como sus olivos, frutas y hortalizas. Está en la denominada «primera zona» vitivinícola de la República Argentina, con excelentes vinos y bodegas industrializadas, artesanales, boutique y familiares para visitar, junto con la ruta del olivo. En Maipú está el Museo del Vino y la Vendimia, declarado MHN. Se trata de una suntuosa casa de estilo francés que fue habitada primero por Gargantini y luego por Giol, con una superficie de 1.047 m2, con testimonios de su vida de grandes hacedores vitivinícolas.

El Cordón del Plata, con sus picos siempre nevados, acompañará a los viajeros a lo largo de este recorrido. En el camino, se recomienda la visita al Museo Casa de Fader. Y para los interesados en la aventura, pueden celebrarla en la zona de alta montaña, en Potrerillos. Por las noches, la residencial y pintoresca zona de Chacras de Coria espera a los turistas con una irresistible oferta gastronómica gourmet.

La región Este tiene como emblema al Libertador Gral Don José de San Martín, y a los primeros vinos que llegaron a las mesas de las familias argentinas. Comprende los departamentos de Rivadavia, San Martín, Junín, Santa Rosa y La Paz, de aspecto desértico, adonde llegaron inmigrantes italianos, españoles, franceses y árabes, hacia el final de la II Guerra Mundial. El oasis productivo más importante de la zona se encuentra en el departamento de Gral. San Martín, a 43 km de la ciudad de Mendoza. La Ruta Provincial 60 es el eje que une postas y casonas, tramos de la ruta sanmartiniana y patrimonio productivo contemporáneo. Se puede visitar el Canal San Martín, también llamado “Acequia o Canal de la Patria”; la Villa Orfila, donde se observa la Casa del Molino, una vieja casona de adobe donde habitó el fundador, Don José Orfila, y una tradicional bodega. Y a pocos metros, el Oratorio de San Cayetano que conserva en su interior una antigua piedra del viejo molino harinero, donde cada 7 de agosto se reúnen más de 10.000 fieles.

Valle de Uco: comprende los departamentos de Tupungato, Tunuyán y San Carlos y se lo identifica con la innovación, ya que antiguos viñedos fueron adquiridos por capitales extranjeros y eso dio impulso a la producción. En Tupungato, a 78 km de Mendoza capital, y al costado de la Ruta Provincial 89, se suceden las bodegas y por la RP86 se accede a un mirador coronado por un Cristo Rey. En Tunuyán aguarda el Manzano Histórico, y todos las actividades a emprender coinciden con los recorridos enoturísticos en las bodegas familiares, boutiques e industrializadas, integradas al arte con obras contemporáneas y de arte holandés de los siglos XIX y XX.  Por último, en San Carlos, se recorre su fuerte español del siglo XVIII, y el turista vuelve a encontrar la Ruta Nacional 40, con bodegas centenarias y modernas.

Sur: una zona identificada desde los años 90 con el turismo aventura, donde tienen protagonismo los ríos Atuel, Diamante, sus espejos agua como Los Reyunos y el Cañón del Atuel. Sobre todo en San Rafael aunque también en Alvear, hay más de 100 bodegas y fábricas

de productos regionales para combinar sabores y paisajes.

La Patagonia. El alto Valle.

San Patricio del Chañar logró posicionarse como un destino de enoturismo y una Ruta del Vino a la que se accede por la Ruta Nacional 151 y la Ruta Provincial 7, o como aconseja la página oficial Argentina.travel, arribando al aeropuerto de Neuquén. En temporada, señala la guía Michelin, se aconseja reservar para visitar las bodegas. Las plantaciones datan de 1999-2001, y las primeras cosechas, de 2003-2004. Se ha requerido una adaptación a la dureza del clima, con vientos violentos que obliga a proteger los viñedos con filas de álamos e irrigación, debido a las débiles precipitaciones (97 mm / año). Se cultivan diversas cepas, como cabernet franc,  cabernet sauvignon, malbec, merlot, pinotnoir y syrah para los tintos, y chardonnay y sauvignonblanc para los blancos. Las tres principales bodegas de San Patricio del Chañar proponen una visita guiada a sus instalaciones, seguida de una degustación en sus cavas: Bodega Familia Schroeder, Bodega del Fin del Mundo (pionera en la región) y Bodega NQN. En la Bodega Familia Schroeder se exponen los fósiles originales de un dinosaurio herbívoro encontrado cuando se construía la bodega y que inspiró el nombre del restaurante, Saurus.

En el Alto Valle, tanto en Neuquén como en río Negro, los vientos intensos evitan la aparición de enfermedades al producir sequedad en el ambiente, lo que permite elaborar vinos orgánicos sin adición de agroquímicos. El merlot y el pinotnoir son las cepas que han desarrollado en este terroir, características especiales. La Bodega Humberto Canale, en la Chacra 186 de General Roca, recibe turismo de lunes a viernes, mañana y tarde, y los sábados por la mañana, por su establecimiento de estilo colonial, con recorrido por los tanques de acero inoxidable, el cuerpo de barricas, las antiguas cubas de madera, por los viñedos y planta de fraccionamiento, para culminar con una degustación. Se llega a ella, viniendo desde Neuquén, por la Ruta 22. Está a 8 km de General Roca, explota unas 500 ha., de las cuales 145 están dedicadas a las cepas de mayor calidad. Produce 1.150.000 kilogramos de uvas finas por año.

Nuevas bodegas-estrella en el firmamento enoturístico !

* Córdoba

No está presente por sus vinos en las guías internacionales; sin embargo, es una opción para el turista argentino. En toda la provincia existe una fuerte aceptación del Fernet, una bebida amarga a base de hierbas naturales y alcohol que se mezcla con bebida cola. En materia de vinos, la producción se concentra en Colonia Caroya, donde se elaboran artesanalmente a partir de uvas no tradicionales, como la uva chinche. También se encuentran bodegas en la zona Norte y en los valles de Calamuchita y Traslasierra, con elaboración de vinos finos.

* Buenos Aires

En el año 2013 y mediante la Resolución N° 23/13, el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), reconoció al Vino de la Costa de Berisso[8] como un “producto regional típico, con identidad propia, que representa una alternativa de desarrollo para la población local generadora de fuentes de trabajo que mejoran las posibilidades de permanencia en el medio productivo, evitando el desarraigo”. Las bodegas Saldungaray (www.bodegasaldungaray.com.ar) y Trapiche Costa & Pampa (www.trapiche.com.ar/costaypampa) reciben visitas[9].

* La Pampa

Es una de las zonas de producción más jóvenes del país. La Bodega del Desierto, ubicada en 25 de Mayo, en el Alto Valle del Río Colorado, en el extremo oeste de la mítica Ruta del Desierto, cuenta con 140 hectáreas de viñedo, plantadas en dos etapas. En 2001, las primeras cepas fueron de Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Merlot, Syrah y Chardonnay; dos años más tarde, PinotNoir, Malbec, SauvignonBlanc y Viognier.

Te dejamos dos links por si querés «pispear» la actualidad de la enología pampeana:

https://www.iprofesional.com/vinos/254428-vino-bodega-vinos-Desde-La-Pampa-una-bodega-construye-su-historia-a-partir-del-Cabernet-Franc .

Fuera de programa !

EL ARTE Y EL VINO EN EL MUNDO

El vino ha sido y es un elemento artístico con gran tradición tanto en el mundo pagano como en el cristiano y su representación nos cuenta la forma de pensar de una sociedad. En efecto, si pensamos en el arte nos encontramos con un concepto muy vasto y amplio, ya que podríamos estudiar desde los recipientes que se han usado para servir el vino, pasando por los objetos funcionales y decorativos relacionados, como las botellas, sus etiquetas, o la arquitectura de las bodegas. El color rojo de por sí está cargado de simbolismo, emparentado con lo concerniente a la realeza, la abundancia y lo sanguíneo.

Dionisio, Baco, o Liber, era el dios dispensador de la alegría y Eurípides contaba que se regocijaba en los festejos. Dionisio era hijo de Zeus y Sémele (una mortal). Lleva sobre sus cabellos una corona con pámpanos y una hiedra siempre verde que aminoraba los efectos del vino, era símbolo de inmortalidad y con ella las Ninfas escondieron a Dionisio para que Hera (la celosa esposa de Zeus) no lo encontrara.

Cesare Ripa, en su Iconología, describe cómo se representaba a Baco en el siglo XVI: «lleva en bandolera una piel de lince. Va coronado de hiedra, sosteniendo con la diestra un Tirso (bastón) igualmente rodeado por la misma planta». Al pintarlo joven y alegre, se quiere indicar e vigor del vino y la alegría que transmite. Se lo pinta desnudo porque los que beben en exceso acaban por descubrirlo todo y también porque beber más allá de los límites debidos conduce muchas veces a la pobreza. El carro simboliza la volubilidad de los ebrios y la piel de lince, el valor que crece cuando se toma con moderación. Por el contrario, los tigres que tiran del carro recuerdan la crueldad de los borrados, porque se dice que el que va cargado de vino jamás perdona.

En la pintura de la Edad Moderna, encontramos a Baco y Ariadna, a quienes Tiziano pintó en óleo sobre lienzo (Galería Nacional de Londres). También lo hallamos en el Palacio Farnesio en Roma, pintado al fresco por AnnibaleCarracci; por Velázquez en «El Triunfo de Baco» o «Los Borrachos», un óleo sobre lienzo que se puede admirar en el Museo del Prado en Madrid. En fin sería muy larga la lista de obras de arte que se inspiran o que tienen a Baco entre sus personajes, atravesando estilos, países, épocas y clases sociales diversos.

Monumentos del vino en el mundo

Menfi (Sicilia) Italia: A lo largo de la costa sur occidental de Sicilia, situada entre la zona de los templos dóricos de Selinunte y la zona de las excavaciones arqueológicas de EracleaMinoa, surge la ciudad de Menfi en la provincia de Agrigento.

Famosa por su viñedo, considerado por muchos como el más grande de Europa, Menfi funda su principal actividad propio en su vino. Entre los muchos tesoros arquitectónicos está la  Villa Ravidà , uno de los edificios más imponentes de estilo neoclásico de la provincia de Agrigento.

Puerta de entrada a Menfi
Monumento al vino en Menfi, Sicilia, Italia
Musa del vino en Almendralejo.   Provincia de Badajoz, España. También se instituye como premio a personalidades conectadas con el ámbito de la enología. Representa a la Diosa de la Vendimia. Se trata de una reproducción de la escultura original que puede verse en la ciudad de Almendralejo obra del prestigioso escultor Juan de Ávalos, natural de Mérida.
Requena es ciudad de historia y vinos, según su página oficial www.requena.es El río Magro se destaca en la llanura donde predominan los viñedos. Se promociona su vendimina, sus bodegas y vinos blancos límpidos, rosados afrutados o tintos untuosos y serios.  Fuente del Vino y la Vendimia, en la Ciudad de Requena, al sudeste de España.
Una tradición popular relacionada con el vino, gran atractivo turístico puesto en valor. Caballo del Vino (foto de Fitur).

La tradición popular y legendaria, pone el nacimiento del rito de la carrera y de la subida del vino en el siglo XIII, en plena frontera de la Caravaca cristiana y castellana frente al reino nazarí de Granada. En Caravaca de la Cruz, Murcia, España, los mozos recorren 80 m hasta llegar a un castillo, una vez al año, rememorando así el momento en que los templarios rompieron el cerco moro introduciendo en el recinto unos pellejos de vino para sanar a los enfermos prisioneros.

Los Caballos del Vino van engalanados con ricas y costosas ropas bordadas a mano, con hilos de oro y plata, canutillo y pedrería, las cuales también compiten en originalidad en el Concurso de Enjaezamiento. Rostros de personajes conocidos de la ciudad quedan inmortalizados en las ropas de los caballos con un realismo asombroso.

Los Caballos del Vino son candidatos a ser declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

En la Ciudad de Buenos Aires

Comienza este recorrido en la Ciudad de Buenos Aires, para conocer este monumento que se denomina “Saturnalia”. Casi escondida a la mirada ajena, se encuentra en algún lugar de la Ciudad de Buenos Aires. ¿La conocés? ¿Sabés dónde está?  Vamos a observarla en sus detalles. Desinhibición, risas, descontrol… Todo esto se     ve reflejado en esta escultura que se denomina Saturnalia. Fue realizada por el escultor  Italiano Ernesto Biondi. En el año 1900 se exhibió en la Exposición de París y obtuvo el primer premio. Ingresó al país en 1910 por iniciativa de Hernán Cullen Ayerza que era escultor, abogado y diplomático para colocarla en su residencia particular de la calle Esmeralda 1275 (ya demolida). Lo curioso es que tuvo que permanecer en la aduana hasta 1912 ya que no contó con el apoyo de los funcionarios porteños, a quienes no les gustó la temática. En 1957 fue donada por el Museo Nacional de Bellas Artes a través de la familia Moreira de Ayerza. Pero en corto tiempo el museo la entregó en calidad de préstamo a la Municipalidad, quien la conservó en un depósito. Podemos ver en esta escultura diez figuras realizadas en bronce y que representan a diferentes clases sociales de la antigua Roma: hay gladiadores, patricios, prostitutas y esclavos. Están participando de una celebración romana denominada Saturnalias o Saturnales en honor al dios Saturno que consistía en comer y beber abundantemente para luego pasar a una orgía desenfrenada.

En 1963 se la ubicó en el Club Ciudad de Buenos Aires. Luego se la trasladó al Centro Cultural General San Martín, pero en 1981 se decidió censurarla y quedó perdida en un depósito municipal. En 1988 se la emplazó en su ubicación actual, en el Jardín Botánico Carlos Thays.

Saturnales o Saturnalias

Una de las celebraciones más populares de la antigua Roma eran las populares Saturnales que celebraban el final de las cosechas y el trabajo en el campo y las Fiestas del Triunfo que agasajaba a los generales romanos triunfantes cuando regresaban de sus campañas de guerra. Eran fiestas dedicadas al dios Saturno que era el dios de la agricultura y la cosecha y se intercambiaban los roles, como por ejemplo el señor de la casa actuaba como esclavo y servía la mesa a sus súbditos y los esclavos como amo y tenían licencia para emborracharse e incluso agraviar a sus amos. Lo que antes estaba prohibido se convertía en permitido. Tenían una duración de uno o dos días y las dedicaban a sus dioses para que estos estuvieran en paz y no trajeran epidemias, enfermedades, catástrofes, disminución del ganado, guerras, catástrofes naturales entre otras desgracias que resultaran una amenaza para la población.

Durante las fiestas se permitía usar más comida que lo habitual y había mucha música y vino. La fecha principal era el 17 de diciembre y se celebraba con un banquete público festivo. Era la fiesta de la finalización de los trabajos en el campo y la siembra de invierno que permitía que toda la familia campesina e incluso los esclavos estuvieran reunidos y tuvieran tiempo para descansar del esfuerzo cotidiano.

Las primeras etiquetas

La primera evidencia de una etiqueta de vino data del año  1352 a.C. y fue encontrada en la tumba del rey Tut en Egipto. Fue este pueblo el primero que etiquetó sus vinos con detalles de la vendimia, la región de cultivo y el enólogo. Sin embargo, el griego Heródoto se refirió al imperio persa como el gran cultor del vino. Según el historiador, el imperio Aqueménida persa (550-330 a.C.) tenía una cultura de consumo de vino elaborado que registraba en las botellas datos como la procedencia del vino (dando origen al concepto de las etiquetas del vino).

Arte y vino en San Juan

Sobran los ejemplos de la buena combinación entre el arte y el vino. Mencionamos  algunos. En Junio de 2015, la Bodega Graffigna de San Juan acompañó la muestra fotográfica «RUPESTRES» de Juan Hitters, un destacado fotógrafo argentino que ha alcanzado fama por sus trabajos para ilustrar tapas de discos/libros, por sus retratos de personas y personalidades, y por sus composiciones fotográficas.

PREGUNTA: hay alguna expresión artística referida al vino en tu ciudad?

La Ciudad de San Juan, en 2014, incluyó al vino para conmemorar el Día Internacional de los Museos, teniendo como marco  la Celda Histórica de San Martín, con espectáculos artísticos de toda índole y degustación de vinos y bocadillos[10].

En 2017, en el Museo del Vino de Maipú, Mendoza, tuvo lugar una experiencia única, en la que

doce reconocidos artistas mendocinos con trayectoria en Argentina y el mundo, subastaron sus obras de arte hechas con barricas deconstruidas. Podés leer la nota completa en el siguiente link:

http://losandes.com.ar/article/view?slug=arte-y-vino-unidos-en-una-experiencia-unica

Andes Wines Argentina impulsó recientemente un proyecto de etiquetas artísticas realizadas por Alfonsina del Arte, una artista salteña:

En 2015, en San Juan, el Día Internacional del Malbec fue conmemorado  con la presencia de 20 bodegas, en el Shopping del Bono, donde la Opera de San Juan realizó su presentación, seguida de la Orquesta Típica de San Juan y por un recital de Mili Yacante. El 17 de abril se eligiópara conmemorar la fecha en que el Presidente  Domingo Faustino Sarmiento hizo explícita su misión de transformar la industria del vino del país. Ese día, en 1853, le encomendó a Michel Aimé Pouget, un francés experto en suelos, la tarea de traer nuevos varietales[11]. 

EL VINO EN LA LITERATURA

Ya vimos cómo la escultura y la pintura escogen el vino como inspiración, dando rienda suelta a la creatividad. Nuestra cultura occidental es herencia de un conjunto de tradiciones que se remontan a los imperios asirio y persa, Egipto, y se consagra en Grecia y Roma. Así es como encontramos el vino, sacralizado en el arte: hay «frescos egipcios que reproducen el pisado de la uva, esculturas o pinturas griegas que representan escenas de recolección, imágenes pompeyanas de Dionisos y de los cultos dionisíacos, mosaicos de varias épocas, representaciones paleocristanas, retablos góticos, cuadros barrocos, pinturas impresionistas o cubistas. El vino ha servido siempre como inspiración de artistas y escritores» dice Serafín Quero, catedrático de la Universidad de Dresde y experto gastrónomo y enólogo. Un soneto del gran Borges nos deja hermosas frases para recitar en una degustación:

Al vino

En el bronce de Homero resplandece tu nombre,
Negro vino que alegras el corazón del hombre.
Siglos de siglos hace que vas de mano en mano
Desde el ritón del griego al cuerno del germano.
En la aurora ya estabas. A las generaciones
Les diste en el camino tu fuego y tus leones.
Junto a aquel otro río de noches y de días
Corre el tuyo que aclaman amigos y alegrías,
Vino que como un Éufrates patriarcal y profundo
Vas fluyendo a lo largo de la historia del mundo.
En tu cristal que vive nuestros ojos han visto
Una roja metáfora de la sangre de Cristo.
En las arrebatadas estrofas de sufí
Eres la cimitarra, la rosa y el rubí.
Que otros en tu Leteo beban un triste olvido;
Yo busco en ti las fiestas del fervor compartido.
Sésamo con el cual antiguas noches abro
Y en la dura tiniebla, dádiva y candelabro.
Vino del mutuo amor o la roja pelea,
Alguna vez te llamaré. Que así sea.

De “El otro mismo”, Jorge Luis Borges

El siguiente link es para que incursionemos en un cuento de Edgar Allan Poe, donde un barril de vino amontillado tiene un rol especial en el objetivo de venganza del personaje: http://www.biografiasyvidas.com/obra/barril_amontillado.html

Y para finalizar, un pasaje de un poema de Julio Cortázar, de la obra Último Round:

Busco tu suma, el borde de la copa donde el vino
es también la luna y el espejo,
busco esa línea que hace temblar a un hombre en
una galería de museo.

REFERENCIAS BILIOGRÁFICAS

  • Sálico, Helena (2015) Apuntes.
  • Ripa, C. (1996), Iconología. Madrid.

DOCUMENTOS COMPLEMENTARIOS Y ENLACES EN LA WEB


[1]El organismo de turismo brinda información en Buenos Aires 93, Salta, por correo electrónico a informes@turismosalta.gov.ar y tiene líneas gratuitas: 0800-222-2752 ó 0800-222-3752.

[2]http://www.argentina.travel/es/xp/salta-la-ruta-del-vino-mas-alta-del-mundo/4360#.WXVbpYWcE0Q

[3]http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=651649

[4]http://www.graffignawines.com/g/main/mm_visit_us.php#_=_

[5] http://www.fiestanacionaldelsol.com/

[6]http://cultura.mendoza.gov.ar/vendimia-2015-en-marcha/

[7] http://www.clarin.com/todoviajes/Trenes-turisticos_0_1363063685.html

[8] http://www.berisso.gov.ar/fiestavino/el-vino-de-la-costa.html

[9]Guía Austral Spectator, 2017.

[10] http://www.tiempodesanjuan.com/sanjuan/2014/5/15/arte-vino-junto-cama-donde-durmio-martin-56471.html

[11] http://www.aimdigital.com.ar/2015/04/17/17-de-abril-hoy-es-el-dia-mundial-del-malbec/

IR A SIGUIENTE LECCIÓN

Deja un comentario